Desarrollo de software. Antipatrón. No es mi trabajo

No es mi trabajo, no es mi problema, no es asunto mío, ha sido otro, etc… es otro antipatrón muy frecuente, propio de organizaciones o equipos de trabajo donde no existe una visión del colectivo y donde cada cual vela única y exclusivamente por sus intereses.

De todas formas, es conveniente hacer algunas matizaciones:

– Cuando se hereda un trabajo que proviene de otro o de otros, dentro o fuera de la organización, recomiendo que se realice siempre un análisis objetivo del mismo y se exponga a todos los implicados en el proyecto, de manera que se alineen las expectativas de los stakeholders con la realidad del proyecto (esto no es sencillo porque lo mismo las expectativas que tenían eran muy superiores al estado real de los trabajos (antipatrón “Humo y espejos“) y y tal vez seas un recién llegado al que no conocen).

¿Qué no te creen? Tu ya has hecho lo que tenías que hacer, has establecido un punto de partida y a partir de ahí tienes que seguir trabajando, ¿qué siguen teniendo las expectativas que tenían antes? pues el problema en este caso lo tienen ellos. Por supuesto que te salpicará a ti, pero peor sería no haber avisado y seguir con el mismo discurso hasta al final (antipatrón “El traje nuevo del emperador“).

En conclusión, no estás diciendo que este no sea tu trabajo, sino que estás haciendo ver que este es el estado de lo que me encuentro y a partir de ahí empieza mi labor que pretenderá conseguir los objetivos marcados pero modulados y condicionados por la herencia recibida (estamos para intentar conseguir resultados pero no para hacer milagros).

– Tiene una cierta relación con la matización anterior. Salvo que entiendas que por alguna circunstancia debas hacerlo, no tienes por qué aceptar cargar con responsabilidades que no te corresponden, salvo aquellas que sean motivadas por personas a tu cargo, donde sí que es importante que, salvo actos de evidente negligencia o indisciplina, se de la cara por quienes trabajan contigo, con los que hay que estar para lo bueno y para lo malo y con los que hay que lavar los trapos sucios siempre en casa.

Fuera de estas dos matizaciones, en el ámbito de una organización o de un equipo de proyecto hay que esperar un ambiente colaborativo (en el ámbito organizativo donde se premia la depredación en lugar del win-win entre los empleados, resulta un tanto utópico), a veces podrás echar una mano, en otras ocasiones involucrarte realmente en otra tarea (sería conveniente comunicárselo a tu responsable) y otras veces no podrás, pero por lo menos hay que estar abierto a poder ayudar si es posible, aunque eso suponga hacer tareas que entiendas que no te corresponden, ya sea por encima (siendo programador participando en ciertas tareas de análisis o diseño) o por debajo (siendo programador, colaborando en la carga inicial de datos del sistema).

2 comentarios
  1. Ricardo dijo:

    Sin especialización no hay industria, y viceversa.

    Está claro que lo de “No es mi trabajo” hay que matizarlo como dices, pero por ejemplo que estés desarrollando software y te pidan montar una red o reparar un PC, no tiene nombre, por muy colaborativo que se sea. O seo, o es la prueba de que no existe industria y las empresas son caóticas.

    Esto me recuerda a las ofertas de trabajo que te piden miles de cosas que en realidad pertenecen a diferentes puestos. Por ejemplo, programador de juegos con conocimientos de diseño gráfico o similar, así se ahorran un artista, (y así sale otro juego con arte horrible).
    ¿Crees que así se puede construir una industria?

    Y se puede irmás lejos, yo si soy desarrollador no puedo perder días para configurar el SCM, sistema de integración contínua… de la empresa, porque para ello ya están los release engineer, que lo harían en horas y mucho mejor.

    A parte del hecho de que si eres aprendiz de todo, eres maestro de nada.

    De todo esto te das cuenta cuando lees ofertas de trabajo en países donde se toman más en serio las cosas.

    En cualquier caso, no te quito la razón.

    • jummp dijo:

      Estoy de acuerdo en que siempre es mejor potenciar a un individuo en aquello donde destaca que intentar potenciarlo en otras materias o temáticas donde se es uno más (siempre y cuando no sea un complemento para su especialidad).

      Comentas algún caso extremo, como también otros que no lo son tanto y que son el día a día de nuestra profesión, resultado en ocasiones de una gestión mejorable y en otros de las circunstancias.

      Cuando se trata de algo circunstancial no hay que poner reparos a mancharnos las manos y hacer cosas que entendemos que no nos corresponden.

      Si no es así, el gestor está tirando las capacidades de una persona es tareas donde no se destaca tanto o que no requieren esa cualificación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: