Desarrollo de software. Antipatrón. Equipos fungibles

En una empresa de servicios, y las de desarrollo de software lo son, las horas de trabajo de los técnicos que no se han podido encajar en un proyecto facturable son horas de trabajo que no se pueden recuperar, no es posible tenerlas en stock, como sucedería en el caso de productos físicos.

Por tanto, tiene lógica que estas empresas intenten optimizar al máximo las horas facturables de los empleados de manera que se consiga una aproximación al objetivo del 100% (desgraciadamente, para muchos el objetivo del 100% tampoco resulta suficiente).

Hasta ahí podemos estar de acuerdo, sin embargo, lo que da lugar a este antipatrón es que una estrategia que se suele aplicar para conseguir este aprovechamiento al máximo de las horas de los técnicos es considerar a la organización como una fábrica en las que todos dominan las máquinas que utilizan y, por tanto, pueden cambiar su proyecto asignado sin el más mínimo problema.

Esto en la mayoría de los casos no es posible (tal vez, podamos exceptuar a empresas de desarrollo muy especializadas que tratan con un grupo de clientes muy concreto y estable) ya que será necesaria una adaptación al proyecto en la cual es posible, en función de su naturaleza, que tengamos un programador (o un técnico en general) con productividad neta negativa.

Existen otros caminos para llegar a este antipatrón, más allá del deseo de optimizar las horas facturables de los empleados. Un ejemplo lo tenemos en otro deseo de optimización, el del coste, ya sea para maximizar beneficios o para paliar pérdidas, en el cual, sigue sin importar la especialización y experiencia ya adquirida en el proyecto y lo único que importa es que el coste por día de trabajo invertido en el mismo se reduzca. Por ese motivo se sustituye parte del personal (cuando no todo) por otro menos cualificado y que cobra menos.

Pese al riesgo que entraña esa práctica, muchas organizaciones o más bien los gestores de las mismas la siguen aplicando ignorando que la productividad y el nivel de calidad de los trabajos no puede ser el mismo, lo que llevará a que en muchos casos el coste final sea superior al que se hubiera tenido con el equipo que inicialmente estaba asignado al proyecto (y si el coste no es superior desde el punto de vista tangible, si que lo será cuando al mismo se le sume el intangible de un cliente perdido).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: