archivo

Archivos diarios: febrero 7, 2012

Este antipatrón se produce cuando se tiene confianza en una serie de trabajadores de la organización que destacan por su capacidad de resolver problemas y se piensa que ese nivel lo pueden dar sea cual sea la tarea que se les encomiende.

Nadie es bueno en todo, probablemente el mejor desarrollador de software de tu organización no sea el mejor analista o jefe de proyectos, tal vez tu mejor programador en Java no rinda al mismo nivel en un proyecto en Cobol, tal vez la persona que consigue buenos resultados con un cliente concreto, no los consiga con otros, etc…

En lugar de aprovechar a una persona en aquellos aspectos donde más puede destacar, se les prefiere tener apagando fuegos, como héroes que van al rescate de tareas complicadas o de proyectos que no avanzan. El problema no es que puedan ayudar sino pensar que en cualquier circunstancia van a tener la misma capacidad de resolver.

Este antipatrón se produce cuando se adopta una tecnología, un producto hardware o software, siguiendo un determinado criterio y entre los argumentos para su elección se encuentra su compatibilidad con una estándar o con una serie de ellos, conociéndose sin embargo que la misma no es tal o requiere un elemento puente que lo proporciona un proveedor en concreto o se ha sido víctima de un engaño o de una serie de medias verdades (que vienen a ser lo mismo).

No seguir estándares abiertos (la lucha por los sistemas abiertos es como la lucha contra la crisis del software o a favor de la neutralidad de la red, siempre hay que estar en guardia) y reconocidos en el mercado provocan cautividad respecto del proveedor (antipatrón relacionado “bloqueo del vendedor“, algo que es necesario evitar en lo posible (cuando se trabaje con un proveedor, que sea porque se está satisfecho de sus servicios, no porque una parte de tu infraestructura informática dependa de él), todavía más si cabe si se llega a la misma mediante procedimientos éticamente discutibles.

Sin embargo todavía peor que lo anterior es llegar a esta circunstancia por la negligencia del gestor que ha optado por esa solución.