archivo

Archivos diarios: febrero 12, 2012

Una conducta que puede considerarse un antipatrón es la orientación que determinadas personas (siendo extensible incluso a equipos de trabajo) tienen hacia ir incrementando el número de medallitas que van obteniendo en la realización de su trabajo, sin tener cuenta a costa de qué se están obteniendo las mismas.

No es malo ir acumulando méritos, lo malo es pensar que para ello todo vale:

– Asumir logros que no te corresponden y lo que es todavía peor que eso: si todo sale bien es gracias a mi y si todo sale mal es culpa de otro.

– Dar información parcial o falsa sobre el estado de un proyecto, de una tarea, etc…

– Que los logros sean como consecuencia de un perjuicio de otros compañeros o del cliente, como por ejemplo, vender proyectos imposibles que tienen que ejecutar otros, romper equipos de proyecto consolidados de otros compañeros para traerte a componentes de los mismos hacia tus proyectos sin que existe justificación objetiva (antipatrón “Empire building“), ganarte la confianza ante el cliente a costa de crear desconfianza sobre otros compañeros, hacer que otros asuman tareas que te corresponden, conseguir márgenes de beneficios más importantes en el proyecto a costa de la satisfacción del cliente, etc…

– Por la relación de amistad existente con personas que se encuentran en un nivel superior en la jerarquía de la organización.

Se puede tener un espíritu competitivo, ser ambicioso, pero no todo vale, hay reglas escritas y no escritas. No vale conseguir determinados objetivos a costa de romper el equilibrio de un grupo, tal vez a corto plazo pueda dar buenos resultados pero a la larga resulta nefasto.

Sinceramente, creo que lo más interesante de mi blog, por encima de determinados artículos o series de artículos concretas se encuentra en que queda reflejada mi evolución desde un enfoque clásico en el proceso de desarrollo de software a otro orientado hacia principios ágiles.

Releyendo artículos de años anteriores me doy cuenta perfectamente de mi evolución. No me arrepiento de haber escrito ninguno de esos artículos porque donde me encuentro actualmente es consecuencia, no solo del cambio de enfoque, sino de un proceso de adaptación desde mis ideas originales concebidas en una formación y en una experiencia y contexto laboral enfocado orientado al desarrollo en cascada.

De hecho considero importante saber de dónde vengo porque puedo apreciar basado en una experiencia previa lo que aporta un enfoque de desarrollo respecto al otro y tengo más criterio a la hora de aplicar principios ágiles en proyectos orientados a metodologías clásicas, además de poder aprovechar conceptos y técnicas válidas de los desarrollos en cascada en otros iterativos e incrementales.

Otro enfoque que se puede aplicar es una variante del anterior y que podría suponer un modelo híbrido entre el modelo con presupuesto y plazos cerrados y el modelo con presupuestos y plazos abiertos (pago por iteración), para ello:

1) Se contrataría la realización del catálogo de objetivos y requisitos, pero centrándose en la obtención de aquellos que sean esenciales para obtener una versión mínima del sistema que sea operativa en producción, es decir, que sea utilizada por usuarios en circunstancias reales.

2) Se contrataría el desarrollo de esa versión y se aplicarían los criterios indicados en el artículo anterior sobre los aspectos que deben quedar fijados en el contrato.

Este desarrollo podría comprender más de una iteración.

3) Con la aplicación usándose en un contexto real el feedback cobra más relevancia. En este caso se podría abordar la contratación de incrementos del producto, ya sea mediante pago por iteración o con un enfoque más amplio, mediante un contrato de mantenimiento evolutivo que se podría articular de diferentes formas:

– Volver a aplicar la estrategia de contrato de catálogo de objetivos y requisitos + contrato de desarrollo.

– Directamente realizar la contratación del mantenimiento evolutivo y mediante órdenes de trabajo se encargarían las diferentes iteraciones a realizar sobre el producto.