archivo

Archivos diarios: febrero 17, 2012

No es nada fácil mantener una actitud coherente porque continuamente estamos sometidos a presiones para que cambiemos nuestra forma de proceder.

De hecho mantener una línea, un comportamiento, una actitud genera muchos problemas, demasiados. Sería todo más fácil si nos dejásemos llevar por la corriente en lugar de tener que nadar muchas veces en su contra.

Sin embargo, el verdadero peligro de la coherencia no viene de fuera, sino de nosotros mismos ya que los discursos que damos y las exigencias que imponemos a los demás no se ajustan a nuestra forma de actuar.

Es preciso que hagamos el esfuerzo para que el embudo sea igual de ancho por los dos lados, tal vez te encuentres más solo pero también serás más respetado.