archivo

Archivos diarios: febrero 27, 2012

Nos podemos encontrar con sistemas de información que funcionalmente cumplan los requisitos marcados por el área usuaria y que incluso tengan una deuda técnica aceptable pero que sin embargo no satisfaga a los usuarios.

¿Por qué? Pues por el hecho de que el sistema se ha centrado en la funcionalidad sin tener en cuenta lo costoso, complicado o improductivo que pueda ser para el usuario. El sistema se ha desarrollado de espaldas a la experiencia del usuario.

Y en este caso, el usuario lleva toda la razón. El sistema de información debe solucionar problemas, no crearlos, el sistema debe en conjunto mejorar la actividad que se informatiza no empeorarla.

Esto es muy frecuente encontrarlo en sistemas desarrollados siguiendo enfoques clásicos o en cascada en donde en la mayoría de los casos, el usuario no se enfrenta al producto hasta que se les entrega.

Los enfoques ágiles o iterativos e incrementales permiten obtener el feedback del usuario desde etapas muy tempranas, de manera que no solo es sistema puede adaptarse mejor al cambio o es capaz de tener los requisitos más prioritarios más trabajados, sino que además ofrece la posibilidad de que en cada iteración la productividad del trabajo que se realiza a través de la misma y la experiencia de usuario vaya mejorando.