archivo

Archivos diarios: febrero 29, 2012

En el desarrollo de software tratamos con personas: compañeros del equipo de proyecto, jefes, otros compañeros, clientes, la competencia, etc… Siempre he considerado que quienes mejor consiguen tratar con ellas y descifrarlas tienen mucho ganado en este negocio.

Y lo considero así, porque no tratamos con n personas, sino que de ellas un número significativo no tiene una sola cara, o dos, sino que son poliédricos.

En muchos casos, ser poliédrico es algo totalmente inofensivo, se trata simplemente de un cambio de interfaz en función del contexto. En otros casos resulta un antipatrón nefasto porque provocas una pérdida de confianza en todos aquellos que descubren que la imagen que tratas de dar no tiene nada que ver con la realidad y sin confianza te quedas aislado y sin la posibilidad de alcanzar objetivos para los que son necesarias las personas que han dejado de creer en ti.

Este antipatrón es peligroso porque muchos poliédricos llegan a serlo sin darse cuenta, poco a poco, para proteger sus intereses empiezan a ofrecer una imagen para unos y otra para otros y lo que en un principio era solo un recurso, se convierte en un hábito y lo que era una táctica para momentos puntuales se convierte en un arte, el de manipular.

Ser coherente hace todo más complicado, sin embargo, genera confianza. Ser poliédrico encuentra atajos y permite conseguir resultados hasta que de pronto se te cae la máscara y nadie cree en ti.