archivo

Archivos diarios: marzo 9, 2012

Cuando un producto software empieza a evolucionar de verdad hacia una solución que satisfaga las necesidades y expectativas del usuario es cuando éste empieza a verlo y a usarlo.

Por muy buena capacidad de abstracción que tenga el usuario, por muy bien que se le cuente cómo va a funcionar el sistema, por mucho que él crea que lo tenga claro, la realidad es que cuando se encuentra ante un desarrollo va a ser distinto a lo que se había imaginado y descubrirá que no está de acuerdo tanto con decisiones que ha tomado como con algunas lagunas de la definición del producto que ha cubierto el equipo de desarrollo, sin contar con que probablemente la experiencia de uso de la aplicación diferirá de sus expectativas.

Por tanto, no solo la incertidumbre y la capacidad de adaptación al cambio hacen recomendable un enfoque iterativo incremental, también resulta esencial para la adaptación del producto lo antes posible a lo que el usuario espera.

La estrategia de Steve Jobs respecto a los productos se basaba en una idea simple pero a la vez muy complicada de conseguir. Consiste en crear o evolucionar un producto nuevo o ya existente hasta tal punto que la innovación y calidad de los mismos sea tal que no tenga competencia, al menos, a corto y medio plazo.

Esto lo pudimos ver, en ejemplos recientes, con el iPhone y en mayor medida con el iPad, donde casi dos años después todavía la competencia que es mucha y muy fuerte no ha encontrado una respuesta eficaz.

Para Jobs, la calidad era algo esencial, tanto como la innovación y en los productos de Apple la lleva hasta el extremo, desde un diseño sofisticado y atractivo exterior e interior (incluso en las piezas que no se ven), hasta un funcionamiento del producto fluido, intuitivo y eficaz que vaya de la mano del diseño y que permita tener un experiencia de usuario no comparable a la que hayas tenido anteriormente con un producto de similares características (si es que existía).

La experiencia de usuario no es solo cuestión de sensaciones cuando haces uso de un producto porque la sensación es tu primera reacción al producto y solo es duradera si el producto en cuestión te ofrece un funcionamiento que cumple o supera tus expectativas.

Y es que para Jobs la experiencia de usuario era fundamental, al fin y al cabo, ¿quiénes van a ser sus clientes?. Por eso, cuando me encuentro con productos software que desprecian la experiencia de usuario, siento que su implantación va a ser costosa, la productividad de uso por debajo de lo esperado y el retorno de la inversión, si es que llega, muy tardío.

Steve Jobs, resume todo lo anterior en la siguiente cita: “Diseño no es solo lo que se o lo que se siente. El diseño es también cómo funciona”.