Archivo

Archivos diarios: marzo 15, 2012

En muchos casos los usuarios empiezan a solicitar determinadas restricciones en el sistema que en la mayoría de los casos no están aplicando en la ejecución de los procesos que se informatizan y de las cuales, muchas de ellas, no son de aplicación en el contexto actual de trabajo.

Si a estas restricciones, se le añaden las que de manera “creativa” propone el equipo de proyecto, más las que tienen determinados productos base que han podido ser utilizados en el proceso de desarrollo nos encontraremos con sistemas incómodos de utilizar, que no se adaptarán a muchas casuísticas (esas situaciones excepcionales que después no lo son tanto) y que dará lugar a que los usuarios tengan que “buscarle las vueltas” al sistema para poder dar solución a situaciones de bloqueo, lo que provocará además una reducción de la productividad de los usuarios en el uso de la herramienta, el correspondiente descontento (que irá a más conforme pase el tiempo y no se den soluciones) y que los datos tengan cada vez una peor calidad.

Cuando el usuario defina restricciones es conveniente en primer lugar preguntarle como se gestionan las mismas en el contexto actual de trabajo (hay que tener en cuenta que en muchos casos la persona o personas que realizan la especificación no son los que participan en el día a día del proceso o procesos que se informatizan, por lo que lo mismo tienen una visión muy idealizada de cómo se están haciendo las cosas), cuáles son las situaciones excepcionales en las que hay que saltarse la restricción y cuál es la probabilidad de que se produzcan dichas excepciones.

Si se hace reflexionar a un usuario sobre las restricciones que está solicitando y de las consecuencias que tiene su aplicación, es posible que muchas de esas restricciones que quieren que el sistema recoja cómo sería el proceso si éste se realizase de manera ideal, desaparecerán.

Las restricciones del sistema deben ser las precisas para que el proceso no quede desvirtuado y para que los usuarios puedan realizar su trabajo de manera fluida. Acertar no es fácil, no obstante, las aproximaciones iterativas e incrementales al producto final nos facilitan el trabajo, ya que la incorporación de restricciones se hace iteración a iteración y siempre tenemos la posibilidad de reaccionar de manera rápida ante restricciones que supongan un obstáculo.c

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.202 seguidores