archivo

Archivos diarios: marzo 20, 2012

La productividad de un equipo de trabajo dependerá de la efectividad de la solución que desarrollen. De nada vale todo el trabajo realizado si el producto final no es lo que el cliente estaba esperando o lo que es lo mismo, de nada vale todo el esfuerzo invertido si buena parte del desarrollo tiene que ser modificado o directamente se tiene que tirar.

Al final, unas buenas especificaciones del sistema afinadas a través del feedback obtenido en las distintas iteraciones del desarrollo son las que permiten que la productividad del equipo de trabajo salga a relucir, en caso contrario la productividad se desvanece junto al producto.

Milt Bryce consideraba la obtención de buenas especificaciones como la pieza clave para la productividad del programador y los expresaba de la siguiente forma: “Las buenas especificaciones siempre llevarán a la productividad de los programadores más lejos que cualquier herramienta o técnica de programación”.

Los sistemas con muchas restricciones son una fuente continua de problemas sobre todo en aquellos casos donde los procesos están llenos de excepciones dando lugar a aplicaciones excesivamente rígidas e incómodas de utilizar que afectan a la experiencia y productividad del usuario y que al final provocan en términos de calidad del dato el efecto contrario al que se pretende.

Por muchas restricciones que se pongan, la calidad del dato dependerá en última instancia del usuario, por ese motivo es exigible a los mismos un nivel de responsabilidad en el uso de los sistemas.

Sobre esto, hay una cita de Linus Torvalds que me parece muy apropiada para describir esta problemática: “Si piensas que tus usuarios son idiotas, solo los idiotas lo utilizarán”.