archivo

Archivos diarios: marzo 24, 2012

A este antipatrón se llega cuando se confían determinadas decisiones, actuaciones o áreas de responsabilidad dentro de una organización (o dentro de un proyecto) a personas que pertenezcan a la misma o estén fuera de ella (se tenga relación directa o no, para este último caso ver antipatrón “Anunciado en televisión“) que lo único que son capaces de aportar son palabraría y/o pasado (hazañas históricas reales, exageradas o imaginarias), sin ser en su comportamiento diario o mensaje un reflejo de lo que pregonan.

Cuando tu relación con esa persona es directa, tarde o temprano te terminarás dando cuenta que es un charlatán ya que los hechos hablan todavía más que las palabras. Sin embargo, requiere tener una relación directa, existen muchos proyectos y organizaciones lo suficientemente grandes como para que a determinados sectores de las mismas solo llegue el eco de las palabras.

Cuando la relación no es directa es mucho más complicado, de hecho estoy seguro de que muchos lectores ocasionales (y no tan ocasionales) de este blog piensan que soy un charlatán y realmente lo puedo entender, de hecho lo he comentado en algún que otro artículo, mejor que seguir cualquiera de mis recomendaciones es que confrontes los mismos con lo que realmente piensas, con tu presente, con tu experiencia, con tu contexto y que de ahí saques tus propias conclusiones.

El simple hecho de confrontar tus ideas con algo distinto (o que puede ser parecido pero con matices) te hace crecer porque te permite hacer una autocrítica que lo mismo en otras circunstancias ni siquiera te planteas hacer. Puede que te quedes con tu idea inicial, eso es lo de menos, lo importante es haber hecho un análisis de la misma.