archivo

Archivos diarios: marzo 30, 2012

Poner en producción y de golpe un sistema de información de un tamaño medio/alto puede provocar una situación de crisis que acabe con el propio sistema.

A la oposición inicial que tendrá la nueva herramienta por el simple hecho de modificar hábitos ya adquiridos se le suma que, salvo que se haya acertado muy mucho en la fase de análisis, el proceso o procesos que se informatizan hayan permanecido estables y se tenga muy controlada la aplicación de los procesos entre quiénes trabajan en los mismos (algo que se complica cuanto más descentralizada es una organización), se empezarán a solicitar cambios de todo tipo en el sistema y probablemente se dispongan de pocos medios para ejecutarlos ya que el esfuerzo se habrá centrado en el desarrollo del producto.

En esta situación los usuarios empezarán a decir que el sistema no se ajusta a sus necesidades y se quejarán de que el tiempo de respuesta para realizar dichos cambios es muy alto, ejerciendo presión a sus superiores indicando que la disminución de su rendimiento y productividad es debida al sistema de información.

No entro a valorar el comportamiento de los usuarios ya que en cada caso su intención puede ser diferente, lo que sí entro a valorar es que resulta complicado dar una respuesta cuando se tiene que actuar sobre un sistema grande y no se disponen de los medios adecuados para llevar diversas líneas de trabajo en paralelo.

Por este motivo el enfoque iterativo incremental no solo me parece la respuesta más natural a las problemáticas del proceso de desarrollo, sino que también resulta la solución más adecuada a la hora de realizar la puesta en marcha de un nuevo sistema, ya que se encontrará acotado el posible marco de actuación a los diferentes módulos que se vayan liberando de manera que se puedan centrar los esfuerzos en ir mejorándolos o corrigiéndolos en base al feedback del usuario y de esta forma no tenemos que estar intentando sofocar más fuegos que los que realmente podemos tratar.