Desarrollo de software. Los bandazos hacen mucho daño al proyecto

Desarrollar software requiere una cierta estabilidad, todavía más si cabe cuando el proyecto es complejo e intervienen diferentes equipos de trabajo.

Estabilidad no es renunciar a la adaptación al cambio, sino es mantener una línea de trabajo y una coherencia. Claro que es posible elegir lo que se va a desarrollar en la próxima iteración, aunque eso suponga rehacer funcionalidades ya implementadas. Lo importante es que el responsable funcional conozca las consecuencias y el coste y asuma sus responsabilidades como también debe hacerlo el equipo de desarrollo en caso de que se equivoque.

Los bandazos son el resultado de que se produzcan con frecuencia: cambios de prioridades o parones dentro de un sprint, parones entre iteraciones, cambios de interlocutores, cambios de enfoque radicales en las expectativas u objetivos del proyecto, cambios en capacidad de esfuerzo que puede asumir el equipo, etc…

No se trata, insisto, de eludir o rechazar la adaptación al cambio, se trata de que los cambios sean razonados y no fruto de caprichos o negligencias.

Los equipos para poder rendir de manera adecuada necesitan tener un ritmo. Las paradas y arranques, los continuos cambios de criterio, no benefician en nada a la capacidad de producción de los equipos y al proyecto e inciden en costes evitables ya que todo camino iniciado y no culminado requiere de nuevo volver al punto de origen y eso no es gratis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: