Las hechos perduran, las palabras no

Los hechos deben suceder a las palabras. Las palabras tienen caducidad si detrás de las mismas no hay hechos consecuentes con las mismas. El problema no es solo que las palabras dejen de tener valor sino que también lo pierde el que las pronuncia.

Las palabras son muy fáciles de ser pronunciadas o escritas, los hechos requieren el valor de la acción. Las palabras son solo teoría, los hechos son la práctica.

Esto no quiere decir que no podamos rectificar, al contrario, si nos hemos equivocado rectifiquemos cuanto antes, pero expliquemos antes por qué lo hemos hecho, después el tiempo dirá si la primera intención era la acertada o no, tal vez el tiempo también dicte si las sucesivas rectificaciones también lo eran.

No se trata tanto de acertar como de ser consecuente con el discurso y con los cambios que se hagan en el mismo. Acertar tiene su valor pero como persona, como gestor o como compañero pierdes valor si tu voz y tus actos siguen caminos divergentes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: