Ese uno por cien o uno por mil que complica las aplicaciones

¿Cuántas veces hemos diseñado un sistema que aparentemente era simple y que por el hecho de querer contemplar una casuística que se produce en raras ocasiones se ha complicado casi exponencialmente?.

Demasiadas, ¿verdad?.

En el caso de que ese uno por ciento (o similar) se produzca y no esté contemplado en el sistema de información, ¿se pone en peligro la vida de alguien?, ¿puede suponer un perjuicio económico (tangible o intangible) que ponga en cuestión la supervivencia de la organización? Si la respuesta es que sí, ese uno por ciento debería estar, de manera indudable contemplado, cueste lo que cueste.

Ahora bien, ¿y en el resto de los casos? En mi opinión, si merece la pena se puede diseñar una “puerta trasera” o “desván” para estos casos, en los que de alguna manera se registre su información en el sistema y así, por lo menos, tenemos almacenada su información, pero yo no complicaría el sistema más allá de eso por contemplarlos.

Es cierto que casuísticas puede haber muchas y que incluso en sistemas no críticos interese contemplar esos casos. Como siempre digo, cada aplicación es un mundo y requiere ser analizada y los responsables técnicos y del área funcional son los que deben tomar las decisiones sobre la dirección que debe tomar el sistema.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: