Mantenimiento de sistemas de información. Una escuela para desarrolladores de software

Mantener software es complejo: es más difícil leer código que escribirlo, por regla general la situación de partida tendrá una elevada deuda técnica, te tienes que buscar la vida para entender el funcionamiento del sistema y para comprender determinadas decisiones de diseño, estás sometido a restricciones tecnológicas y presupuestarias, trabajas con gente que estará impaciente (por decirlo suavemente) porque tiene problemas, como consecuencia tendrás presión tanto del cliente como de tu propia organización…

Este tipo de situaciones curte, la experiencia y bagaje que se gana es superior a la media de los desarrollos que se realizan desde cero, por eso considero que la participación en el mantenimiento de sistemas de información es una fase por la que debemos pasar todos los que nos dedicamos a esta profesión porque se ve todo desde otra perspectiva.

Es cierto también que hay mantenimientos donde el ritmo es distinto, generalmente se trata de proyectos de larga duración sobre un único sistema o sobre una constelación de sistemas orientados a un mismo fin, bien dotados presupuestariamente, que no suelen tener problemas de gran calado (lo que se hace es contratar básicamente su continuidad) y, en consecuencia sin tanta presión. Como es lógico, este tipo de trabajos (generalizando) curte menos aparte de por el contexto, por el hecho de que generalmente se tiende a tirar por el camino más corto: parchear.

Volviendo a una visión más general de los mantenimientos, queramos o no, como decía en otro artículo, tendremos que pasar por esto teniendo en cuenta el contexto económico actual y también el sentido común ya que el ciclo de vida de los sistemas no puede ser tan efímero como viene sucediendo como consecuencia de malas ejecuciones de los trabajos, independientemente de que la causa sea provocada por el desarrollador, por los usuarios o por ambos, y/o por no pensar las cosas dos veces antes de encargar el desarrollo de un sistema (¿existen problemas organizativos que haya que solucionar antes de empezar un desarrollo?, ¿existe una estabilidad o visos de estabilidad en el proceso o procesos que vamos a informatizar?).

Por tanto eludir proyectos de mantenimiento se convertirá en algo cada vez más complicado y si se evitan habrá que analizar si el que lo hace está cambiando un beneficio a corto plazo por otro más a largo plazo y persistente (una experiencia que le hará mejor profesional).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: