Excepciones sobre nuestras buenas prácticas o sobre nuestro enfoque

Conforme vayamos adquiriendo experiencia en el desarrollo de software tendremos una visión más amplia ante cualquier situación que nos encontremos en un proyecto, también de manera paradójica tendremos más asentadas unas prácticas o enfoques que limitan nuestro margen de maniobra independientemente de que esa visión nos muestre que existen otras posibilidades o alternativas.

¿Qué hacemos si la solución más adecuada parece que se encuentra fuera de los límites de nuestras buenas prácticas y/o enfoques?

Analizar si realmente es así. Si tenemos esas prácticas es por algo, son consecuencia de nuestra experiencia en diferentes proyectos y de todo el conocimiento que hemos adquirido hasta ahora.

Volverlo a analizar.

Si realmente fuéramos infalibles, no seríamos humanos, por ese motivo siempre se debe dejar una puerta abierta a otras alternativas. Llegado el punto de tomar una decisión que nos lleve a unas acciones fuera de nuestras prácticas o enfoques, si la situación nos obliga, tendremos que hacerlo (no todo vale, hay líneas rojas, pero no puedo hablaros de ellas ya que cada uno tendrá las suyas).

Si al final tenemos que salir de nuestro camino y optar por otras soluciones podrá pasar que hayamos acertado o nos hayamos equivocado, en ambos casos habremos ganado conocimiento y experiencia y lo mismo nuestras prácticas o enfoques se han consolidado todavía más o bien abarcan ahora un mayor abanico de posibilidades, en caso de habernos equivocado tendremos que afrontar las consecuencias (en cualquier caso, eso es inherente a cualquier profesión, tenemos que convivir con el éxito y con el fracaso).

Anuncios
2 comentarios
  1. Ricardo dijo:

    ¿Puedes poner algunos ejemplos? ¿Te refieres por ejemplo a un cierto programa no hacerle pruebas de usabilidad porque no hay tiempo (es algo que se me acaba de ocurrir)?

    • jummp dijo:

      Realmente el post trata de nuestra capacidad de adaptarnos al cambio, a un entorno donde lo mismo nuestra experiencia o nuestras buenas prácticas no resultan lo más adecuado.

      Y es así, nos encontramos muchas veces con proyectos o con circunstancias dentro de un proyecto donde tenemos que actuar de forma distinta a la que nos gustaría, todo por el bien del proyecto.

      A veces serán aspectos concretos como renunciar a aplicar testing de usabilidad (como comentas) en otros a aspectos más significativos como renunciar a la refactorización del software.

      Y eso sucede también en el enfoque y en las metodologías, lo mismo consideras que el camino hacia el éxito de un proyecto está en el uso de Scrum y tienes que renunciar a aplicarlo de una manera ortodoxa o lo mismo consideras que el enfoque más adecuado es aplicar una aproximáción iterativa e incremental y lo mismo la solución más adecuada para este caso concreto es hacer una sola entrega.

      ¿Vale todo? No. Como digo en el artículo hay líneas rojas, cada uno tenemos las nuestras. Ahora bien a la hora de considerar cuáles son nuestras líneas rojas es importante tener en cuenta que si tenemos demasiadas y son demasiado concretas nos estamos quitando flexibilidad y capacidad de adaptación al cambio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: