archivo

Archivos diarios: junio 18, 2012

Para Alistair Cockburn la distancia es cara.

Coincido absolutamente con su apreciación aunque es necesario tener en cuenta que la distancia no se debe medir exclusivamente en términos físicos, a veces puedes trabajar de manera más colaborativa, directa y abierta con alguien que está a mil kilómetros que con quien está en la mesa de al lado.

El desarrollo de software es el resultado de la colaboración entre personas y conforme se pongan más obstáculos a esa cooperación necesaria, más complicado será conseguir los objetivos que se hayan marcado.

Se tiene que facilitar y poner los medios necesarios para que la comunicación sea fluida e intentar que quienes lleven el peso del desarrollo trabajen de la manera más directa y próxima posible (aquí sí que resulta mucho más interesante que la distancia física sea la menor posible).

Esto no es incompatible con que ciertos componentes del equipo estén deslocalizados o que ciertos días a la semana los componentes del equipo puedan trabajar desde donde prefieran pero sí que veo necesario una necesaria disciplina para que determinados días de la semana el núcleo fuerte del proyecto trabaje junto.

Deslocalización no debe ser lo mismo que una persona o un equipo de personas a los que les arrojo trabajo “al otro lado del muro“, sino que debe ser considerado como un grupo que sirve de apoyo al proyecto y sobre el cual interesa mantener una comunicación lo más fluida posible, de manera que parezca como si estuvieran en el despacho de al lado.

Pero como decía antes, no se trata solo de poner medios sino de también crear una cultura en el equipo de que lo más importante es el proyecto y que esa es la prioridad. Esto es más fácil para el equipo de proyecto que para los usuarios donde en función del contexto de su trabajo las prioridades se pueden (se suelen) enfocar en otras tareas, lastrando al proyecto.

Yo estoy muy acostumbrado a trabajar con equipos dispersos y no es algo que recomiende a nadie. Hablo de mi experiencia, es posible que otros opinéis justamente lo contrario.