archivo

Archivos diarios: julio 10, 2012

Entregar por entregar una versión de un producto es algo que desgraciadamente estamos muy habituados a ver.

La entrega de software de baja calidad tiene consecuencias negativas, muchas más que si no hubieras entregado el producto a tiempo (por regla general):

– Cuando se entrega un software y se rechaza no solo estás perdiendo tiempo y dinero tú, sino también el cliente.

– Cuando se entrega un software con un elevado número de errores se incrementa la probabilidad de que alguno de ellos y de importancia llegue a producción, lo que puede provocar la liberación de un nuevo parche o de una serie de parches. Con eso también pierde dinero el cliente (mucho más ya que ha podido dejar bloqueado total o parcialmente un proceso, lo que ha provocado que una serie de trabajadores estén por debajo de su rendimiento habitual) y también lo perderás tú.

– Cuando se entrega un software con una deuda técnica alta estás condicionando su evolución, aquí también pierde dinero el cliente por el coste extra que tendrán las tareas de mantenimiento y por los posibles efectos colaterales que provoquen las nuevas versiones (si el software se encuentra muy acoplado y el testing no es suficiente) y también lo perderás tú, sobre todo si trabajas en proyectos a coste fijo.

Entregar software a la ligera por el simple hecho de cumplir una fecha o por pensar que no pasa nada, que ya se corregirán los defectos hace mucho daño, no solo al proyecto, ya que cuando se generalizan esas prácticas también se hace mucho daño a la profesión. Si queremos mejorar nuestras condiciones y la percepción que terceros tienen de nosotros necesitamos que no se nos vea como chapuceros.