archivo

Archivos diarios: julio 16, 2012

Para mantener enfoque en una tarea o en un proyecto tan importante es encontrar motivación en lo que estamos haciendo como que nos resulten indiferente todo aquello que pueda ser una distracción. Es decir, prestar atención a otras tareas o asuntos en el ámbito laboral que no tienen nada que ver con nuestro objetivo actual.

Y realmente no sé que es más sencillo si tener motivación u olvidarse de todos aquellos factores, elementos, tareas, circuntancias, etc… que nos pueden robar energía, atención y tiempo.

No tengo claro qué puede resultar más fácil pero sí que conozco las consecuencias de no centrarme en los objetivos principales por no abandonar otro tipo de tareas que pese a que puedan ser necesarias otros han considerado que no lo son. Al final se traduce en sobreesfuerzo y mal reparto del mismo, echar más horas de las necesarias y dedicar menos tiempo a hacer un trabajo de calidad en los proyectos que ahora deberían tener toda mi atención. De esta forma parece que nunca se echan suficientes horas porque al final tu trabajo no lo hace nadie y te toca a ti hacerle frente.

¿Por qué no mostrar indiferencia cuándo otros sí que lo hacen? Por el sentido de la responsabilidad que tiene cada uno y por el deseo de hacer las cosas bien. Por ese motivo resulta tan complicado dejar de lado tareas que impactan en el enfoque que deberíamos tener en los nuevos objetivos que nos han marcado.

Para Marcus Buckingham y Curt W. Coffman (traducción libre): “Un gestor debe ser capaz de hacer cuatro actividades extremadamente bien: Seleccionar a las personas, establecer las expectativas, motivarlas y contribuir a su desarrollo”.

Me parece interesante la reflexión de ambos autores aunque soy de la opinión de que aspectos como la motivación y el desarrollo profesional dependen más de la persona que del gestor y que este lo que sí puede hacer es no poner obstáculos a los mismos mediante políticas y actitudes nocivas y crear un ambiente de trabajo (en todos los niveles) que permitan que tanto la motivación como el desarrollo profesional crezcan.

¿Quiero decir con esto que los gestores frenan más que ayudan? No es así, solo en aquellos casos en los que no hacen bien su trabajo y/o no asumen adecuadamente sus responsabilidades.

También hay un aspecto importante como es la selección de las personas que van a formar parte de tu equipo o de la organización. Pocas veces se rinden cuentas por ello cuando es algo de gran importancia y no solo por el coste directo de seleccionar una persona no adecuada sino por el impacto que puede suponer en el resto del equipo (o en la organización).