archivo

Archivos diarios: agosto 12, 2012

Las personas tienen visiones distintas sobre una realidad. En ocasiones la diferencia es grande y en otros casos no es tan significativa.

Partiendo de esta base capturar o recoger las expectativas o visión de un usuario no es tan fácil como parece y se complica más conforme menos conozcamos el negocio, su contexto o diferentes contextos y por supuesto al usuario o usuarios que nos están especificando el sistema.

Por otro lado por muy bien que se documente, en el proceso de pasar lo que hemos interpretado a un modelo se incrementará de nuevo la distancia respecto a las expectativas del usuario.

Es importante tener en cuenta este detalle porque generalmente cuando se trabaja con requisitos nos centramos en aspectos funcionales y muy orientado a la mecánica del proceso y las expectativas son más que todo eso. Ese es uno de los principales motivos por los cuales pese a que se ejecuten escrupulosamente los requisitos, los usuarios no quedan satisfechos con el resultado final del producto.

Hay quienes están a favor y en contra. Pese a que en realidad es un negocio y cada vez lo es más, lo que repercute en muchos casos en la calidad de determinadas certificaciones, no puedo estar en contra de procesos de carácter formativo o de procesos que certifiquen el cumplimiento de una determinada norma o proceso, siempre y cuando se entienda que certificarse es la superación de una determinada prueba de nivel (o de una evaluación o auditoría) que demuestra que has adquirido un conocimiento y habilidades (o que sigues una serie de procedimientos en el caso de certificaciones de procesos) pero que el día a día es otra cosa y te pone continuamente a prueba lo que requiere una visión más flexible o abierta sobre cómo afrontar los trabajos.

Lo que menos me gusta de determinadas certificaciones (dentro de su temática) es que se presentan como la adquisición del conocimiento necesario para superar cualquier problema en cualquier contexto (o casi) y eso no es así por mucho que parezca que tras su superación has adquirido superpoderes.

Otra cosa que no me gusta de otras es que se ponen límites a nuestros márgenes de actuación y eso no me parece apropiado cuando tenemos que adaptar nuestra mecánica de trabajo a lo que mejor convenga a la naturaleza y contexto del proyecto (que además puede ser variable a lo largo de su desarrollo).