¿Cómo voy a ponerme a pensar en la deuda técnica con el marrón que tengo?

Textual. Esto me lo comentó un amigo cuando estuvimos conversando sobre la importancia de la deuda técnica en la mantenibilidad del software.

¿Cuál era el contexto de esa frase? Pues el típico proyecto Death March Project: presupuesto muy por debajo de las necesidades del proyecto, plazos irreales y un equipo de proyecto con desarrolladores de muy escasa experiencia para intentar que la diferencia entre costes y presupuesto no fuera abismal (aunque todos sabemos que lo que te puedes ahorrar en precio/hora lo vas a perder por el tiempo de más que requieren para desarrollar y por la existencia de un mayor número de errores tanto en la programación como en las tareas de análisis).

El proyecto, por tanto, estaba condenado desde que empezó y en esas condiciones casi todo eran problemas:

– Desgaste con el cliente para intentar negociar continuamente el alcance, eliminar las peticiones que van más allá de ese alcance e intentar que los cambios en los requisitos sean los menores posibles.

– Desgaste con tus jefes que no paran de apretar por las desviaciones de los costes (precisamente esos mismos jefes que habían mal vendido el proyecto) y transmitiendo continuamente las quejas de los clientes por los retrasos, por los errores de las entregas y por discutir continuamente el alcance.

– Desgaste con tu equipo al imponer un nivel de exigencia superior al que pueden dar por su experiencia y conocimientos y por hacerles ver que es necesario hacer esfuerzos más allá de la jornada laboral.

Y todo eso para desarrollar un producto que se prevé de baja calidad y que no cubrirá todas las necesidades del usuario y que estarán todavía más lejos de sus expectativas.

En medio de ese huracán tiene sentido la pregunta que da nombre al artículo.

La calidad es una inversión económica que permite a los proyectos partir de una base a partir de la cual desarrollar un software que satisfaga las expectativas del usuario y tenga una mantenibilidad adecuada a la naturaleza del sistema de información.

Si no inviertes en el proyecto, la calidad se verá mermada al tratar de hacerlo por un importe inferior o muy inferior a lo que necesita.

No todo es dinero, el proveedor también debe invertir en el proyecto poniendo el mejor equipo posible a realizarlo acorde al presupuesto disponible. Si se decide maximizar los beneficios poniendo un equipo de menor valor el equilibrio se empieza a romper y en algún momento las cuentas no empezarán a salir, sobre todo para el cliente que verá que la calidad de los trabajos estará muy por debajo de sus expectativas (y no tardará mucho en darse cuenta), pero también para el proveedor por el coste adicional que tiene no hacer las cosas bien a la primera (a la segunda, a la tercera…) y porque además se tarda más en realizar los desarrollos.

Soy de la opinión de que el equipo de proyecto debe partir de base con la actitud y aptitud necesaria para que el desarrollo de software con la menor deuda técnica posible esté integrado en su forma de concebir sus tareas, lo cual permitirá que incluso en las peores condiciones se consiga dentro de esas restricciones hacerlo lo mejor posible (las restricciones ponen el techo y si es muy bajo así serán los resultados que se podrán conseguir, pero hay que intentar estar lo más cerca posible de ese techo).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: