archivo

Archivos diarios: octubre 23, 2012

No conozco a ningún desarrollador que cuente todos sus proyectos por éxitos. El desarrollo de software es así, vas aprendiendo, vas adquiriendo experiencia, te crees invulnerable y de pronto el proyecto fracasa. El fracaso está ahí, llegará, forma parte de las reglas del juego, lo más que puedes hacer es seguir aprendiendo, seguir ganando experiencia para que cuando las cosas vengan mal dadas el impacto sea el menor posible y para tratar de solventar de la mejor manera las contingencias y problemáticas de nuestro día a día.

No se trata de bajar los brazos ante la existencia de problemas, se trata de estar preparado ante ellos porque sin duda, vendrán.

En el desarrollo de software nunca se ha aprendido lo suficiente, nunca se tiene suficiente experiencia, nada garantiza el éxito. Lo que sí se pueden tener es buenas condiciones de partida, después la incertidumbre, las decisiones que se tomen y el trabajo del conjunto de personas que intervienen dictarán sentencia.

Un proyecto con éxito o con un fracaso es solo un hito más en el camino. Ambos hay que asumirlos, sus consecuencias también, nada es gratis.

Sobre esto, me parece muy interesante la siguiente reflexión de Winston Churchill: “Ahora no es el final. No es incluso el principio del fin. Pero, quizá, sea el fin del principio”.

Eso es el desarrollo de software: una dirección sin meta.