archivo

Archivos diarios: octubre 27, 2012

La siguiente cita de Roy Miller refleja algo, desgraciadamente, demasiado frecuente dentro de nuestra profesión: “Lo malo de gran talento técnico es la actitud suele aparecer junto con él. Es difícil encontrar un gran programador que no cree que está un peldaño por encima de los simples mortales”.

Cuando un día sientas que no has sido humilde piensa que ese día te has equivocado. Si sientes que generalmente no eres humilde tienes un problema.

Ten en cuenta que trabajas con otras personas, que no estás solo y que las vas a necesitar de la misma forma que ellos te necesitan a ti. La mejor forma de trabajar de manera cooperativa, con comunicación, interacción es tratando a tus compañeros con respeto y ese respeto se pierde cuando empiezas a desechar otras ideas, sin siquiera analizarlas, por el simple hecho de que vienen de alguien con menos capacitación que tú.

No se trata de que dejes de ser un gran desarrollador sino de que pienses que tu objetivo no es brillar por ti solo y que hablen con admiración de tu gran talento sino de desarrollar toda tu capacidad en los proyectos haciendo que tus compañeros trabajen mejor, para que de esta forma ellos hagan que tú también puedas conseguir mejores resultados.

Un talento que no consigue resultados no me vale y difícilmente los conseguirá si no entiende que no trabaja solo.

La microgestión o gestión orientada al detalle tiene un importante overhead tanto por parte de quiénes realizan las tareas como por parte de quien las supervisa. Trabajar de esta manera requiere una gran disciplina de manera que solo se tiene actualizado el estado de las tareas si quienes se encargan de su ejecución tienen muy asimilada esta forma de trabajar.

Otro inconveniente importante es que se crea un contexto de escasa flexibilidad ya que los objetivos se equivocan: lo importante es realizar las tareas asignadas a tiempo sean o no lo que convenga al proyecto o aunque hayan cambiado las circunstancias. ¿Que no hay problemas en cambiar la planificación? Pues nada, a actualizar se ha dicho y el tiempo invertido en ese ajuste dependerá del cambio realizado en la planificación y de la cantidad de trabajo planificado. Este trabajo es a veces tan ingente que con tal de no tener que hacerlo se realiza la tarea y punto.

Pero de todos los posibles inconvenientes el más significativo y con diferencia es que la microgestión no se lleva bien por las circunstancias indicadas: excesivo overhead y falta de flexibilidad con una situación de incertidumbre como rodea a los proyectos de desarrollo de software.

No se trata de no saber qué es lo que se va a hacer hoy o de que podamos seguir como va evolucionando el proyecto pero la verificación del cumplimiento de los objetivos se debe realizar a más largo plazo, ¿cuánto? dependerá del contexto de la actividad, de la tarea o del proyecto.

Con la microgestión se crea una falsa sensación de control: “tengo todo planificado, al detalle, si surge un imprevisto siempre podré reaccionar a tiempo porque sé como va todo y qué está haciendo cada uno”, ¿alguien se cree que de esta forma se tiene un mayor control? Yo no digo que no, dependerá del gestor y del equipo, pero lo que no creo es que de esta manera se responda mejor al cambio, es decir, no creo que el esfuerzo que requiere (y si la gente es sincera indicando el estado real de las tareas) merezca los resultados que, por regla general, va a ofrecer.

Hoy has podido tener un día extraordinario o haber vivido un día terrible. Hoy has podido finalizar un proyecto con un éxito rotundo o haber cosechado un estruendoso fracaso. Todos sin excepción vivimos días extraordinarios y terribles y todos hemos tenido éxitos y fracasos en nuestros proyectos.

Tras esos días, viene el de después y ese día en cualquier caso es difícil. Cuando te crees que estás arriba porque no puedes subir más (a corto plazo), cuando estás abajo porque no ves forma de levantar cabeza.

La actitud que tengas el día después te condicionará tu futuro próximo, si decides seguir luchando te será más fácil conservar tu éxito y remontar tu fracaso, si te quedas mirando hacia atrás te será complicado seguir hacia adelante.

Tras el día después, habrá otro que te dará la oportunidad de volver a retomar el camino correcto si el día anterior no te sentiste con fuerza.