archivo

Archivos diarios: noviembre 25, 2012

Una estrategia que me he encontrado muchas veces para imponer un criterio, una opinión o para dar por zanjado un asunto, una tarea o un trabajo y que la verdad es que suele dar buenos resultados (por lo menos para conseguir el objetivo otra cosa es que después tenga consecuencias) consiste en mantenerse en ella digan lo que te digan, intentando lidiar con las peticiones de cambio aguantando el chaparrón.

Una vez superada la fase inicial después resulta mucho más fácil que tu criterio prevalezca, hay mucho trabajo, surgirán otros problemas y la atención de tu interlocutor o interlocutores se centrará en otros asuntos.

No funciona siempre pero sí en más ocasiones de las que parece o debiera.

Como decía antes conseguir tu objetivo no quiere decir que sea gratis y dependerá del impacto que tenga salirte con la tuya ya que puede ser beneficioso para ti pero no para el proyecto o para el cliente. No vale todo.

Ya lo decía Leonardo: “Es más fácil resistirse al principio que al final”.

Anuncios

Pues lo pasamos mal pese a que el resto de la organización suele pensar que lo pasamos muy bien. No tenemos peso, no tenemos influencia a nivel directivo, lo importante es el negocio de la organización y nosotros somos solo un instrumento.

Se nos exige mucho y los recursos que nos suelen dar son muy limitados o por lo menos son inferiores a las necesidades reales. Si hay que recortar se recortará por la parte TIC ya que al fin y al cabo somos algo secundario.

Esa mentalidad no solo hace daño a los departamentos TIC sino que lo hace a la propia organización. ¿Puede la misma plantearse funcionar sin recursos TIC?, ¿sobreviviría a un apagón TIC? Seguro que no y sin embargo el tratamiento es similar a cuando todo funcionaba con papel y archivadores.

Es cierto que muchos departamentos TIC crecieron desmesuradamente (más en volumen de trabajo que en recursos) en la época de bonanza y eso se está pagando ahora pero también lo es que incluso quienes hicieron un esfuerzo en su día por ajustarse a la realidad están sufriendo actualmente.

Recortar sin medida en TIC es bajarle el octanaje al combustible, se piensa que el motor va a rendir igual. Eso no puede ser así porque las tareas siguen siendo X y los medios muchos menores que antes. No es cuestión exclusivamente de productividad (siempre es posible mejorar) se trata ya de una cuestión física.

Y no cabe duda que un Departamento TIC que funcione bien tiene influencia directa en el funcionamiento de la organización y por ese motivo debe cuidarse y tener un peso en la organización que no tiene. El responsable del Departamento TIC debería tener un puesto de nivel directivo y tener un trato de igual a igual con el resto de responsables de área.