La dificultad de la aplicación de prácticas ágiles III

Y efectivamente, la aplicación de prácticas basadas en estrategias, enfoques o metodologías ágiles no es nada sencillo entre otras cosas porque suponen una ruptura importante respecto a cómo se venían haciendo las cosas hasta ahora y a cómo se piensa que debe hacerse el software.

Una persona sola puede marcar el camino pero una persona sola no puede hacer que un equipo entero aplique estas prácticas si no cree en ellas, si las consideran una distracción (que viene a ser lo mismo) o si piensan que es el último capricho de quien intenta que se apliquen en proyectos reales.

¿Qué para eso está el Scrum Master? Bueno, eso en el caso de que puedas aplicar Scrum pero generalmente lo que se hace es utilizar prácticas de Scrum entre otras cosas porque no se trata de adaptar el contexto a la estrategia sino al revés. Sin embargo ni la intención de aplicar Scrum y la existencia de un Scrum Master aseguran nada porque al final el método funciona si hay un equipo detrás que lo respalda.

El reloj no puede depender de que siempre tengas que estar dándole cuerda porque cuando no puedas hacerlo el reloj se parará. Si tienes que estar siempre del equipo para que apliquen las prácticas es que ciertamente no creen en ellas y la efectividad disminuye considerablemente en estos casos, porque el equipo se limitará a ser un cumplidor en lugar de intentar sacar el máximo partido a las mismas.

Hay días donde si tuviera en papel el libro “Scrum y XP desde las trincheras” lo quemaría.

Es fruto de la frustración, de intentar que se trabaje de una determinada manera (no con una determinada metodología sino siguiendo un enfoque más general como es el agilismo y el conjunto de recursos que tenemos a nuestro alcance) y solo encontrar obstáculos, a veces son procesos organizativos, a veces son las personas, a veces yo mismo.

¿Por qué los suecos sí y nosotros no?, ¿por qué otros muchos sí y nosotros no? Creo que esa misma pregunta se la hicieron ellos mismos y se la harán más personas. No es fácil aplicar estas prácticas y requiere tiempo para consolidarlas y requiere tiempo para aprender, no por las técnicas que son sencillas, sino para su adopción en proyectos reales donde hay muchos intereses (y dinero) en juego.

Hay días donde ves todo cuesta arriba, donde te cuestionas todo, donde parece que vas en dirección contraria. Lo más sencillo puede ser dejarte vencer y caer en la deriva tradicional de los proyectos: requisitos, construcción, cambios de requisitos durante la construcción, desgaste, construcción, cambios de prioridades o nuevos requisitos que paralizan la construcción, desgaste, etc…, en donde lo que importa es sobrevivir muy por encima del producto que se desarrolla.

Sobrevivir es importante pero no debería ser incompatible con desarrollar buenos productos y estar satisfechos por lo que hacemos y cómo lo hacemos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: