archivo

Archivos diarios: diciembre 28, 2012

Tener muchos entornos es sinónimo de sembrar de incoherencias una serie de servidores y/o de bases de datos. A veces puede resultar lo más cómodo pero es una visión cortoplacista porque al final te terminas arrepintiendo y no tardarás en darte cuenta como el usuario está probando en un entorno que no debe ser, tus desarrolladores trabajan en otros que no tampoco lo son, mientras que tu ya no sabes ni cuál es el bueno.

Tiene que haber diferentes entornos (no cuento las posibles instalaciones en local de los desarrolladores que tienen mucho peligro si no se hacen integraciones y sincronizaciones con frecuencia): lo normal es que hayan tres o cuatro (en función de si el producto se desarrolla internamente o para un tercero): integración del equipo de desarrollo, integración (del cliente), preproducción y producción. En función de la naturaleza del proyecto y/o de problemáticas concretas el número de entornos puede crecer o disminuir.

Cuando crece demasiado o innecesariamente, te darás cuenta en el momento en que todo se convierte en un caos. La solución es tratar, cuanto antes, de una situación más estable.

No sé si habéis tenido alguna vez una cita a ciegas, si habéis pasado por esa experiencia en más de una ocasión probablemente habréis comprobado cómo los resultados son muy dispares. Y es lógico que así sea, porque te enfrentas a una situación con una información incompleta. ¿Es tirar un dado? Depende de la información que tengas, si os parece bien, reducimos las posibilidades y lo dejamos en un cara o cruz.

¿Quieres jugarte tu dinero a cara o cruz?, ¿quieres dejar el adecuado funcionamiento de un aspecto crítico de tu negocio en manos del azar?.

A veces oyes cantos de sirena, te dejas seducir por una presentación corporativa, por una referencia sin contrastar, contratas sin reunir toda la información necesaria (acertarás o te equivocarás pero por lo menos tratas de hacerlo en base a unos criterios objetivos) y te olvidas de que estás en el mundo real y que tus decisiones producen un impacto sobre tu organización y/o sobre terceros.