Desarrollo de software. Antipatrón. Falso agilista

Los extremos nos llevan a situaciones no deseadas. Cuando nos olvidamos que la agilidad es la capacidad de adaptarnos al contexto y que para ello es fundamental la interacción entre las personas, su capacidad de comunicación y diálogo y la orientación al valor del producto y pensamos que sus logros se obtienen a partir de la aplicación de metodologías, prácticas o estrategias concretas, nos alejamos, precisamente, de sus valores y principios.

La agilidad es actitud, primero requiere entender su base conceptual, después está la técnica y todo ello con nuestra experiencia en background. Si te centras en metodologías te estás tapando los ojos ante el contexto, ante las circunstancias que rodean al desarrollo y que te van a acompañar, al menos durante un tiempo, en el proyecto.

Al final, te conviertes en un esclavo del proceso, de esas prácticas que se consideran que sirven para todo, de esa talla única que viste cualquier desarrollo, en definitiva, te conviertes en un esclavo de precisamente de aquello de lo que pretendías escapar.

Anuncios
1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: