Desarrollo de software. Antipatrón. Gestor o ejecutivo sin carácter

Cuando asumes una responsabilidad lo tienes que hacer con todas sus consecuencias.

Este antipatrón surge cuando se dan las siguientes circunstancias:

– Tratan de evitar decisiones que pueden ser comprometidas, evitando el riesgo y aquellas que pueden provocar conflictos con los componentes de tu equipo y con los compañeros. Se prefiere no hacer nada o dejar que sean otros los que se muevan, de esta forma, si algo sale mal no es culpa suya (ya tratará de demostrar que no ha tenido nada que ver y que sus planes eran otros) y si sale bien, seguro que saca beneficios de la situación.

La inacción como norma no funciona porque la mayoría de las veces los problemas no se arreglan solos. Por otro lado, si tienes una responsabilidad no debes dejar que otros se quemen por ti. Puedes delegar, pero cuando delegas sigues siendo el máximo responsable.

– Cuando se equivocan, no suelen asumir su error, o solo lo hacen cuando saben que el impacto ha sido mínimo. Para ello se intenta esconder el error y dejar que sea el paso del tiempo quien lo termine de ocultar definitivamente (es la práctica más habitual porque es la que menos ruido causa). Si el fallo no se puede esconder tienden a minimizarlo y a achacarlo a causas externas, generalmente al entorno o al contexto, porque de esta forma no encontrará quién rebata sus argumentos. En última instancia, si no tienen otra posibilidad, tratarán de echar la culpa directamente (o compartiendo la responsabilidad) a una persona o a un equipo, por lo general, más débil y con pocas posibilidades de defensa.

– Pocas veces dan la cara por su equipo cuando es necesario (no de cara a la galería), ya que hay que tener en cuenta que estos conflictos serán a veces con un tercero (un cliente o un proveedor) y otras con personas o equipos dentro de la organización, que incluso se pueden encontrar en un orden jerárquico superior.

El desarrollo de software es una continua toma de decisiones, en las que se acierta y se falla, y en las que los errores a veces son graves. Intervienen personas, organizaciones distintas, en situaciones además en la que puede existir mucha presión y desgaste, además de intereses contrapuestos, en este contexto, los malentendidos y conflictos salen a la luz tarde o temprano. No aceptar esto, es no aceptar la realidad de nuestro día a día, si no estás dispuesto a asumir la responsabilidad que te van a encomendar, lo mejor para ti y para la organización es que no la asumas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: