archivo

Archivos diarios: enero 9, 2013

Tener interfaces de usuario a la última viste muy bien. No hay nada de malo en ello si se ha tenido en cuenta que no estamos haciendo arte y que finalmente hay personas que tienen que utilizar el producto.

El término phat equivale a cool. Este antipatrón hace referencia al desarrollo de interfaces de usuario pensando en términos de ser “guay”, moderno o a la moda, en lugar de en términos de usabilidad.

Esta decisión puede ser tomada por desarrolladores y/o por los usuarios. En cualquiera de los dos casos se trata de un error, ya que el producto no basta con ser atractivo visualmente sino que además debe ser sencillo y práctico de manejar o lo que es lo mismo: eficiente y productivo.

La mejor forma de gestionar expectativas es poniendo todas las cartas sobre la mesa y contar la realidad, guste o no guste lo que hay que decir. Un proyecto de desarrollo de software es dinámico y está sujeto a incertidumbre por lo que cada poco tiempo es necesario actualizar las expectativas en función del contexto y de las contingencias que hayan podido ocurrir.

Este antipatrón se produce cuando quien gestiona las expectativas se guarda ases en la manga. Un caso muy común es exponer un estado de avance del proyecto o una situación más pesimista que la real, preparando de esta forma a la otra parte en el caso de que no se cumplan los compromisos.

¿Cuál es el inconveniente? La otra parte (usuarios, responsable técnico del cliente, etc…) puede tomar decisiones en base a una información que no es del todo cierta, así como trasladar la misma a terceras personas y así convertirse en cómplice accidental de este antipatrón.

Cuando se aplica de forma sistemática este antipatrón, los afectados (usuarios) terminan por modular sus expectativas de manera que si te dicen que lo mismo no se llega es que se llega y que si los desarrollos van mal es que van regular. El problema es que cuando se termine diciendo la verdad, se produzca un desgaste fuerte con el usuario porque tendrán las expectativas altas como consecuencia de haber modulado la información recibida.

Este es el noveno artículo que publico con la evolución en el uso de navegadores y sistemas operativos utilizando como referencia sitios web españoles dirigidos a un público general que tienen un importante número de visitas como para que los resultados obtenidos con las métricas de Google Analytics sean lo suficientemente representativos.

Hasta hace un año mostraba los datos de dos sitios web, desde entonces solo muestro los datos de uno de ellos, ante la ausencia de estadísticas fiables del otro.

En este artículo, se muestran los resultados recogidos entre el 30/06/2012 y el 31/12/2012 y se comparan con los resultados informados en los ocho artículos anteriores (aparecen entre paréntesis, en orden cronológico de más reciente a menos reciente).

Como conclusiones más significativas, señalar las siguientes:

1) Internet Explorer está a punto de perder su hegemonía, como ya se presagiaba en las mediciones anteriores. Sigue cayendo 7 puntos al semestre, a la vez que Chrome sigue en ascenso. Desde mi punto de vista, ya veremos si acierto o no, tanto la caída de Explorer como el ascenso de Chrome no serán tan acentuados como ahora, si bien, todo hace indicar que en la siguiente medición el navegador de Google será el más utilizado.

2) Resulta significativo observar como incluso jugando en casa (Windows), Explorer sigue perdiendo cuota con respecto a Chrome, hasta tal punto que, de igual forma a las estadísticas generales, resultaría una sorpresa encontrarnos dentro de seis meses con que el navegador de Microsoft sigue siendo el más utilizado en su sistema operativo.

3) El uso de Safari sigue creciendo, en parte por el auge de los accesos al sitio web de referencia vía dispositivos móviles.

4) Windows sigue siendo el gran dominador de los sistemas operativos, pero su caída semestral cada vez es más significativa, en esta medición ha caído seis puntos, por cuatro y dos puntos respectivamente los dos semestres anteriores. ¿Quién se va quedando con lo que pierde el gigante de Redmond? Pues los sistemas operativos de Apple y Android. El uso de Linux (quitando Android) sigue siendo testimonial.

Navegadores.

– Internet Explorer: 30,85% (37’73%) (45’56%) (52’21%) (58%) (62’19%) (69’06%) (72′08%) (74′71%)
– Chrome: 29,63% (25’52%) (19’92%) (14’37%) (10’07%) (6’15%) (3’43%) (1′69%) (0′71%)
– Firefox: 20’82% (24’51%) (25’52%) (27’22%) (27’3%) (27’69%) (24’27%) (23′7%) (22′47%)
– Safari: 9’41% (7’31%) (5’92%) (4’93%) (3’66%) (2’85%) (2’22%) (1′73%) (1′45%)
– Android Browser: 7’53% (3’54%) (1’72%)
– Opera: 0’62% (0’58%) (0’52%) (0’59%) (0’51%) (0’69%) (0’67%) (0′54%) (0′43%)

Sistema Operativo.

– Windows: 78’21% (84’74%) (88’25%) (90’98%) (92’97%) (93’57%) (94’93%) (95′58%) (96′3%)
– Android: 8% (3’67%) (1’80%) (0’50%) (0’18%) (0’05%)
– iOS: 6’48% (0’63%)
– Macintosh: 4’58% (4’54%) (4’41%) (4’20%) (3’46%) (3’34%) (2’91%) (2′46%) (2′19%)
– Linux: 1’95% (2’35%) (2’06%) (2’29%) (2’12%) (2’50%) (1’68%) (1′66%) (1′34%)
– BlackBerry OS: 0’27% (0’24%) (0’14%) (0’09%) (0’06%)
– Symbian OS: 0’20% (0’22%) (0’32%) (0’21%) (0’17%) (0’11%)

Combinación Navegador + Sistema Operativo.

– Internet Explorer + Windows: 30’69% (37’68%) (45’56%) (52’20%) (58%) (62’19%) (69’06%) (72′07%) (74′7%)
– Chrome + Windows: 28’26% (24’63%) (19’18%) (13’82%) (9’68%) (5’93%) (3’4%) (1′69%)
– Firefox + Windows: 18’35% (21’54%) (22’66%) (23’89%) (24’41%) (24’39%) (21’62%) (21′12%) (20′24%)
– Android Browser + Android: 7’53% (3’54%) 1’72%
– Safari + iOS: 5’81% (0’58%)
– Safari + Macintosh: 3’02% (3%) (2’82%) (2’75%) (2’18%) (2’05%) (1’73%) (1′43%) (1′22%)
– Firefox + Linux: 1’51% (1’96%) (1’77%) (2’16%) (1’79%) (2’14%) (1’47%) (1′55%) (1′23%)
– Firefox + Macintosh: 0’90% (0’98%) (1’08%) (1’15%) (1’09%)
– Chrome + Macintosh: 0’65% (0’54%) (0’49%) (0’29%)
– Opera + Windows: 0’45% (0’49%) (0’45%) (0’54%) (0’47%)
– Chrome + Linux: 0’39% (0’33%) (0’25%) (0’27%) (0’22%)
– Safari + Windows: 0’23% (0’25%) (0’26%) (0’41%) (0’35%)