Desarrollo de software. Antipatrón. Equipos por sorteo

Un equipo de personas que no se entienden, que no conectan, que no está equilibrado, es una forma de tirar talento individual a la basura porque en el desarrollo de software se obtiene provecho de ese talento cuando se pone a favor de un colectivo, en el que se rompen las matemáticas porque su valor conjunto será mayor que la suma de las individualidades. Esto es así porque se complementan conocimientos y experiencias y porque visiones diferentes de un problema ofrecen mayores alternativas de solución.

Si un equipo no funciona, el proyecto no irá bien. Y no hace falta mucho para que un equipo no funciona, como tampoco hace falta mucho para que un código no compile. Por ese motivo, es necesario hacer un esfuerzo para conformar el mejor equipo posible dentro de la disponibilidad que exista en la organización.

Este antipatrón surge cuando no se le da importancia a la formación del equipo, seleccionándose exclusivamente perfiles sin tener en cuenta a las personas, como si fuéramos simples piezas de una maquinaria que se escogen al azar, y si hay algo que no es precisamente simple son los seres humanos.

El lado opuesto del antipatrón se encuentra en dar autonomía a los equipos para que sean ellos mismos los que seleccionen a las personas que lo van a formar y decidan sobre las entradas y salidas a lo largo del proyecto. Quienes están a pie de obra saben muy bien (aunque se equivoquen) quiénes pueden ser los mejores compañeros para este viaje.

Si no se cae en malas prácticas como el amiguismo o la falta de responsabilidad es una fórmula que puede funcionar muy bien, siempre y cuando exista comunicación fluida y en confianza con los gestores (recíproca) porque no todas las variables se encuentran en el equipo, ya que hay otras que se mueven a otro nivel ya sea dentro de la organización o en las relaciones cliente-proveedor.

Hay quienes consideran que el simple hecho de que el equipo sea designado por un tercero es un antipatrón (de hecho lo denominan: equipo designado). Yo no estoy de acuerdo con que ese simple hecho constituya una mala práctica, por mucho de que, por regla general, sean más óptimas soluciones más abiertas como la que comento en el párrafo anterior, ya que el antipatrón surge por no hacer esa selección de manera responsable, pensando más allá que en el simple hecho de cubrir huecos con personas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: