Desarrollo de software. Modelos predictivos o cómo gestionar el desgaste III

Cuando el usuario quiera cambiar cosas deberá negociar y en esa negociación suelen quedar tocados tanto desarrolladores como usuarios, los primeros porque el esfuerzo a realizar tras el cambio será mayor, ya que el cumplimiento de la agenda recaerá sobre sus espaldas y los segundos porque no podrán llevar al producto todos los cambios que entienden que son necesarios (el valor del producto está fuertemente limitado por el valor teórico del producto en su especificación) y tendrán, probablemente, un producto de mayor deuda técnica (se descuidará la calidad del desarrollo como consecuencia de incrementar el ritmo de trabajo y del más que probable overtime que tengan dedicar) y con una peor ejecución funcional porque se habrá dedicado menos tiempo (si es que se ha dedicado alguno) a la detección y corrección de incidencias y deficiencias funcionales.

Pero, ¿dónde comienza la gestión de agenda?, ¿antes o después de tener el catálogo de requisitos?. La respuesta natural a la pregunta es que poca agenda puedes gestionar si no sabes lo que vas a hacer y en base a ellos se ha definido un presupuesto y unos plazos equilibrados.

Sin embargo, nos encontramos con dos escenarios:

1) Definición de agenda, una vez definido el alcance inicial del proyecto.

2) Definición de agenda, sin tener una versión inicial del catálogo de requisitos y por tanto, con una estimación del presupuesto y plazos un tanto irreal.

El primer escenario es en el que realmente tendría sentido la gestión de la agenda ya que se da por conocido el sistema que hay que desarrollar y para ello se ha dedicado un presupuesto y previsto unos plazos. Sin embargo, al final, el problema sigue siendo el mismo, porque cuándo surjan modificaciones en los requisitos tocará negociar para mantener la agenda y en caso de desacuerdo el perjudicado en primera instancia será el producto final, en segunda instancia todo el resto de implicados.

En el artículo de mañana analizaremos el segundo escenario que, por desgracia, suele ser el más habitual.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: