Desarrollo de software. Adaptar el trabajo a la capacidad del equipo y de las personas II

¿Y qué se hace con esas horas que no se facturan? La respuesta a esta pregunta no es simple, de hecho no la voy a responder, solo dejo unas cuantas reflexiones:

– Llegado a un punto, en un proyecto llave en mano las horas que superen lo contratado no serán facturables (salvo pacto contrario) ya que el compromiso es desarrollar un producto con el precio y las condiciones fijadas. En este tipo de proyectos lo que interesa, por tanto, es cumplir la agenda con el objeto de no incurrir en pérdidas y para ello la medida más óptima es que el equipo y las personas que lo componen sean productivas por encima de que el 100% de sus horas sean facturables o no porque al final si no cumples, si no trabajas bien, todas las horas te costarán dinero.

– En general un trabajo que no esté bien hecho y que haya que volver a hacer y/o que erosione tu credibilidad con respecto al cliente es dinero perdido y/o que se dejará de ganar.

– Si una persona o un equipo tiene trabajo que potencialmente supera el 100% de su capacidad corre el riesgo de que en determinados momentos se sature y que la misma afecte a la productividad y a la calidad.

– Lo ideal es que la dedicación de personas a proyectos sea del 100%. El problema de la saturación es provocado generalmente al compartirse entre diferentes proyectos, incluso en aquellos casos donde se quiera tener cuidado de que la dedicación total no supere el 100% porque, ¿quién es capaz de delimitar con tanta precisión las fronteras?, ¿alguien ha tenido en cuenta el esfuerzo real que supone cada cambio de contexto?, ¿quién tiene la suficiente capacidad para olvidarse de los problemas que tiene en otros proyectos en los que esté trabajando?, ¿qué pasa cuando los diferentes proyectos en los que se trabaja están en “crisis”?.

– No todos los perfiles funcionan igual al compartirse entre proyectos distintos. Cuanto mayor sea el nivel de detalle con el que trabaje en el proyecto menos productiva será esa división.

– La productividad de una persona o de un equipo no se debe medir por el número de horas que facturen sino por la efectividad de las horas facturadas, si se es efectivo seguro que será rentable.

Anuncios
2 comentarios
  1. jj dijo:

    Estoy de acuerdo totalmente con el artículo, pero creo que el problema es que nos engañamos todos, cliente y proveedor. El primer defecto, es que consideramos que un proyecto cerrado es una carta a los reyes magos, que nadie objetivamente puede valorar, y que se permite dejar lo suficientemente difuso para que se entre en continuamente en negociación para definir el alcance.
    El segundo defecto, es que nos consideramos una industria, y esto es solo aplicable si hablamos de producto, pero si es un desarrollo a medida, tiene una dependencia muy alta de las personas, como dices, no todos actuan de igual manera ante un estado contínuo de estres y plazos cerrados y tampoco valoramos el coste de tener personas formadas y capacitadas pero que si intervienen, seguro que no entran los números… Todos hemos escuchado la frase famosa es “Tengo tanto dinero y por esto lo saco y que las empresas se achuchen”, y damos pie a la picaresca…porque las empresas se presentan partiendo que ya cuando se gane se negociará el alcance…
    El tercer defecto, es que tanto proveedor como cliente intentan ganar, sin pensar en el otro. No es un problema del proveedor si deja de facturar muchas horas, es un problema de todos, porque esto puede ser una señal de falta de productividad, pero a lo mejor pueden ser otras muchas causas, cambio de requerimiento, planificaciones ajustadicimas, alcance no definido… Etc Y el problema es que el proyecto no llegue a finalizarse o la calidad no cumpla las expectativas del cliente y eso es un problema de todos….

    Cuando ves las recomendaciones de PMBook, siempre pienso que facil sería gestionar proyectos si todos aplicaramos estas recomendaciones. Un jefe de proyecto (tanto cliente como proveedor, porque un Director de Proyecto es para mi un jefe de proyecto) debe ser honesto, y el principal objetivo es finalizar el proyecto en alcance, coste y tiempo y que todos los interesados busquen lo mismo. Una hora no facturable es una señal que algo no se está haciendo bien….y puede ser productividad, pero a lo mejor es otro problema…

    • jummp dijo:

      Tu lo has dicho, honestidad.

      Hay más cualidades: confianza, credibilidad, capacidad de asumir los errores que cometes, ganas de hacer las cosas bien, pasión por profesión…

      Sobre esos ejes se pueden conseguir muchas cosas, si quieres y si te dejan.

      No se trata de ser cliente o proveedor, al final son personas que a su vez dependen de otras personas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: