archivo

Archivos diarios: abril 8, 2013

Se puede ver de esa manera pero es tan diferente el enfoque que ambos términos chirrían. Es cierto que cuando te planteas una iteración haces todas las actividades que sean necesarias sobre cada historia de usuario, no obstante la principal diferencia la tenemos en que al plantearse un desarrollo por incrementos, existe la posibilidad de realizar evaluaciones, sobre versiones en funcionamiento, desde el punto de vista del resultado (feedback) y de cómo se hacen las cosas (retrospectiva), las cuales permiten ir incrementando el valor del producto y adaptarse a los cambios que puedan producirse tanto desde el punto de vista del producto como de los métodos y organización del trabajo.

En un enfoque clásico o en cascada pueden existir revisiones intermedias del producto (más comunes) y también se puede obtener feedbacks y realizar retrospectivas (menos comunes), aplicar esas estrategias que podríamos considerar ágiles tienen sus ventajas, sin olvidar que siguen sin solucionar los principales inconveniente del desarrollo en cascada:

– El tiempo de puesta en marcha de versiones efectivas del producto.
– Su orientación al cumplimiento de una agenda: costes y plazos, lo que resta flexibilidad a la hora de realizar cambios sobre las especificaciones iniciales.