archivo

Archivos diarios: abril 27, 2013

El método MoSCoW es una técnica de priorización de requisitos basada en el hecho de que aunque todos los requisitos se consideren importantes es fundamental destacar aquellos que permiten darle un mayor valor al sistema, lo que permite enfocar los trabajos de manera más eficiente.

Lo que la diferencia de otras técnicas tradicionales como por ejemplo calificar los requisitos como de prioridad alta, media o baja es que en este caso la escala utilizada tiene un significado intrínseco, de manera que el usuario responsable de asignar la prioridad conoce el efecto real que producirá su elección.

M (Must): Requisito que tiene que estar implementado en la versión final del producto para que la misma pueda ser considerada un éxito.

S (Should): Requisito de alta prioridad que en la medida de lo posible debería ser incluido en la solución final, pero que llegado el momento y si fuera necesario, podría ser prescindible si hubiera alguna causa que lo justificara.

C (Could): Requisito deseable pero no necesario, se implementaría si hubiera posibilidades presupuestarias y temporales.

W (Won’t): Hace referencia a requisitos que están descartados de momento pero que en un futuro podrían ser tenidos de nuevo en cuenta y ser reclasificados en una de las categorías anteriores.

Esta clasificación puede ser modificada durante el proceso de desarrollo y definirse, en el caso de desarrollos iterativos incrementales, prioridades a nivel de iteración.

No sabemos de todo, no tenemos las respuestas a todas las preguntas, no somos infalibles, no dominamos todos los contextos. Cuanto antes asumamos esto menos errores evitables cometeremos por nuestro exceso de suficiencia.

La confianza en uno mismo no consiste en considerarte por encima de todo y de todos sino por saber que no eres ni mejor ni peor por buscar las respuestas donde podrías encontrarlas.

Escucha lo que te tengan que decir, aunque no estés de acuerdo. Después es posible que sigas sin estar de acuerdo pero por el simple hecho de escuchar has tenido que poner en contraste tus ideas con otras diferentes y eso aporta valor.

El desarrollo de software es un trabajo colectivo en el que todos tienen la capacidad (y deben aportar). Más percepciones de la realidad amplía el abanico de posibilidades y el número y calidad de las respuestas. Lo importante es sacar el proyecto adelante no que la idea decisiva la hayas dado tu.

Por último os dejo la siguiente reflexión de Jerry Weinberg que puede resumir el contenido de este artículo: “Cuando no eres terriblemente inteligente, te ayuda ser un buen oyente”.

Incluso siéndolo debes ser siempre un buen oyente.