Ley de Gall II

La Ley de Gall se adapta perfectamente a los enfoques de desarrollo iterativo incrementales, si bien, y como os he comentado otras veces, la estrategia o metodología no sirve para nada si en la práctica no se toman decisiones efectivas.

Es decir, si el planteamiento del desarrollo no está basado en el intento de buscar las alternativas más simples que solucionen el problema y satisfagan las expectativas el usuario, nos encontraremos finalmente con un sistema más complejo del necesario, lo mismo si tratamos de construir la aplicación por el tejado sin haber trabajado previamente con funcionalidades que pueden ser igual o más prioritarias y en donde malas decisiones y/o implementaciones pueden condicionar sensiblemente el resto del sistema.

Es cierto que al ser un desarrollo de tipo evolutivo la complejidad se añade por incrementos y se tiene la oportunidad de rectificar a tiempo (el coste siempre será mucho menor que con el producto desarrollado de manera completa o con una buena parte de sus subsistemas ya desarrollados).

En un desarrollo en cascada el riesgo de caer en soluciones complejas que no han pasado previamente por un período de maduración basado en versiones más simples crece de manera exponencial, ya que este tipo de desarrollos tiene una vocación finalista que no es otra que la entrega del sistema completo (concepto llave en mano).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: