Principios de la calidad del software de Watts Humphrey VIII

Principio 6: La calidad solo la producen profesionales motivados orgullosos de su trabajo.

Asunto controvertido, pero real. Y no solo afecta a la calidad, sino a otros muchos factores en los proyectos de desarrollo de software como la productividad, la confianza, etc…

El respeto por nuestra profesión y por nosotros mismos es algo que sale de dentro de cada uno. Después hay factores que modulan su intensidad en cada momento, si bien, tienen un límite inferior que hace que determinadas personas independientemente de las circunstancias sean capaces de rendir por encima de las mismas (lo cual no quiere decir que siempre sea suficiente como para superar todos los problemas que se puedan encontrar).

Los desarrolladores que no respetan nuestra profesión, no lo harán ni en los buenos ni en los malos momentos y la calidad media de sus trabajos, sumando éxitos y fracasos, será deficiente.

Pero incluso esas personas que están motivadas de serie para tratar de hacer el mejor trabajo posible, sufren mucho y ven mermado considerablemente su potencial y rendimiento cuando muchas organizaciones (o determinados responsables dentro de las mismas), en lugar de tratar de sacar lo mejor de esas fortalezas se empeñan en debilitarlas, convirtiendo lo económico u otros intereses en la única prioridad de los proyectos y haciendo que el trabajo bien hecho (y conseguir un producto de calidad es uno de los factores para considerarlo así) queda en un muy segundo plano.

De esta manera nos encontramos proyectos mal vendidos, condenados desde un principio al fracaso (Death March Project), en los que desde un primer momento se trata de recortar alcance y calidad, para tratar de sacar algo de él.

O proyectos que tal vez sí estaban bien dotados económicamente pero que se ha gestionado negligentemente o que son vistos como una oportunidad para cumplir con determinadas aspiraciones o ambiciones personales, motivo por el cual se trata de conseguir unos beneficios por encima de los que realmente se podrían conseguir.

En ambas situaciones, no solo sufre el producto, no solo sufre el proyecto, no solo sufre el cliente (que también tiene su parte de culpa en todo eso, cuando trata de conseguir precios absolutamente fuera de mercado, aún a sabiendas de lo que eso trae consigo), sino que sufren y mucho los desarrolladores que se encuentran en medio de las líneas de presión que ejercen sus jefes y los clientes, que generalmente deben echar muchas más horas de las que le corresponden, que muy pocas veces son valorados como se merecen y que se ven obligados a desarrollar con unos niveles de calidad con los que no están en absoluto de acuerdo.

El factor clave de los proyectos de desarrollo de software son las personas. Si no están motivadas, si no creen en su trabajo, pocas posibilidades tendremos de conseguir unos resultados acordes a las expectativas que se tenían puestas.

Se cree que pagando un salario se asegura todo esto, eso tal vez funcionase hace muchos años, hoy día, las personas necesitan otro tipo de incentivos, como por ejemplo, sentir que su trabajo ha servido para mejorar algo.

Por último, es importante señalar que no solo se trata de motivación y de respeto a tu profesión, se trata también de cualificación.

La voluntad y la actitud son importantes, permiten llegar lejos, pero la experiencia (real) y la aptitud, sumadas a lo anterior, son las que permiten marcar la diferencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: