archivo

Archivos diarios: julio 29, 2013

Me parece muy acertada la siguiente reflexión de Watts Humphrey (traducción libre):

“Los cambios en los procesos de desarrollo de software se complican a menudo por el hecho de que no hay nadie responsable de que se lleven a cabo.

Si la mejora de los procesos de desarrollo de software no es el trabajo de nadie, no te extrañes de que no se consiga. Si es lo suficientemente importante, alguien debe tener asignada la responsabilidad ofreciéndole los recursos que sean necesarios.

Hasta ese momento, la mejora en los procesos de desarrollo de software seguirá siendo algo interesante que hacer algún día, pero no hoy”.

¡Cuántas horas de charla en reuniones e interminables hilos de correos electrónicos para nada!. Filosofando sobre qué está fallando y cómo podemos mejorarlo, discutiendo (incluso acaloradamente) sobre distintos puntos de vista porque cada uno ve el desarrollo de software desde su perspectiva, formación y experiencias.

La realidad es que las palabras se quedan en nada si no hay nadie dispuesto a asumir el peso del cambio y si no se le ofrecen los medios necesarios.

Y el cambio es un proceso continuo, no termina nunca si lo que se quiere es encontrar el camino de la mejora continua.

No basta con hacer una ruptura con respecto al modelo actual porque lo mismo la solución es equivocada y seguro que será mejorable, no debemos quedarnos ahí. El problema es que una vez alcanzada esta fase cuesta otra vez mucho trabajo volver a realizar cambios, de manera que en lugar de ser continuos se convierten en escalonados (si es que se consigue de nuevo tener voluntad para el cambio) y se reacciona, tal vez, demasiado tarde ante circunstancias que no son positivas en los procesos de desarrollo.