Adaptar los sprints al contexto del proyecto

Me estoy encontrando con algunos proyectos en donde el seguimiento de una determinada metodología o de un conjunto de prácticas se antepone a lo que realmente se necesita.

Sprints de dos o tres semanas por tratar de seguir las recomendaciones de Scrum, trabajando sin historias de usuario sólidas, sin tiempo para refinar la pila de producto y sin tener todavía una perspectiva del proyecto.

Después pasa lo que pasa y hay que escuchar los comentarios de siempre: “los desarrollos ágiles no mejoran nada, incluso lo empeoran”, “se ha perdido mucho dinero en proyectos desarrollados con Scrum”, etc…, sin entrar a valorar si realmente las prácticas aplicadas se adaptaban a lo que necesitaba el proyecto y si la actitud ha sido realmente ágil.

El feedback es la clave, todos lo sabemos, pero para sacar verdadero provecho es necesario que se trabaje con intención, es decir, con una cierta base, tirando a dar. Si hay que tirar todo lo desarrollador en el sprint (y parte del trabajo generado en otros previas), se tira, pero que no lo sea por probar sistemáticamente a ver qué pasa.

Ya lo decía Séneca: “A los que corren en un laberinto, su misma velocidad los confunde”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: