Llegar a acuerdos desde posiciones divergentes

Cuando se piensa de manera distinta sobre un tema, si no existe un espíritu por las partes implicadas de llegar a un acuerdo común, no se conseguirá y finalmente prevalecerá al opinión del más fuerte, de lo que esté pactado o documentado con anterioridad o de lo que contractualmente esté establecido, que lo mismo no es lo que más interesa en este preciso momento,

Cuanto más se defiendan una serie de argumentos, si las otras partes siguen sin ceder nada, se recurrirá a la hipérbole de los mismos, como medida de choque para tratar de conseguir lo que por otros medios no es posible, cumpliéndose lo que Séneca comentó en su momento: “Una discusión prolongada es un laberinto en el que la verdad siempre se pierde”.

En la gestión de proyectos software sucede con frecuencia este tipo de situaciones y si no hay intención de llegar a acuerdos, el primer damnificado será el proyecto. Es razonable defender las posiciones de tu organización o de tu equipo pero no olvidemos que si el proyecto sale mal, todos perdemos por mucho que se salga victorioso de batallas puntuales que solo servirán para separar a los equipos en lugar de unirlos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: