archivo

Archivos diarios: agosto 26, 2013

Me parece muy interesante la siguiente cita de Lao-Tsé: “Un líder es mejor cuando la gente apenas sabe que existe. Cuando su trabajo esté hecho, su objetivo cumplido, ellos dirán: nosotros mismos lo hicimos”.

No se trata de que el líder se dedique exclusivamente a servir, no es eso, se trata de que un líder hace un trabajo y toma unas decisiones que no necesariamente tienen que ser visibles para tratar que el proyecto o los trabajos salgan hacia adelante.

Un líder no tiene por qué exhibirse. Quienes conocen al líder valorarán el trabajo que hace y poco a poco asimilarán esas prácticas y las harán suyas, a su modo, a su forma, pero con la inspiración que les ha hecho llegar una persona que se ha preocupado por hacer, por actuar y menos por hablar y aparentar.

En toda organización, en todo departamento hay líderes silenciosos, que son los que realmente hacen que la maquinaria ande. Ellos son más importantes que la marca o los procedimientos porque el resultado final es consecuencia de su trabajo.

Algo que deben mejorar muchísimas organizaciones es valorar como se merece a quienes hacen que las tareas salgan hacia adelante. Un líder lo puede ser cualquiera, aunque sea el que menos cobre, aunque sea quien desempeñe el rol de menor responsabilidad porque su actitud ante el trabajo servirá de inspiración a todos los que interactúan con él.