Ley de Conway

Una versión simplificada del enunciado de la Ley de Conway (Melvin Conway) es la siguiente: “Cualquier pieza de software refleja la estructura organizacional que la produjo”.

Esta ley, se centra principalmente en las comunicaciones entre los equipos de personas y las personas dentro de esos equipos en un proyecto de desarrollo de software, reflejando algo que es una realidad: si no hay comunicación, si no es fluida o no es buena, el proyecto se resiente.

Y son muchas las líneas de comunicación que tienen que funcionar: product owner con el conjunto de usuarios, product owner con sus jefes, product owner y equipo de desarrollo, equipos de desarrollo entre sí (si existe más de uno), equipo de desarrollo con el departamento de sistemas, y así sucesivamente con todos los tipos de relaciones que pueden existir (que dependerán de las características del proyecto que se está desarrollando y la organización u organizaciones que intervienen).

Es importante que no nos centremos solo en la comunicación entre los equipos de desarrollo, que si bien es fundamental, no es la única que existe, tal y como hemos visto en el párrafo anterior. No obstante, es interesante señalar que los problemas de comunicación entre los equipos los veremos reflejados principalmente en la integración entre sus trabajos.

No olvidemos tampoco las relaciones y la comunicación dentro de un mismo equipo de proyecto, donde a una escala más pequeña se pueden reproducir los mismos problemas de dos o más equipos que no se entienden. Si los desarrolladores pierden la visión de equipo y van cada uno a su aire, el resultado final verá reflejada esa circunstancia.

El nivel de afección de la estructura organizacional no solo se produce por los problemas de comunicación que pueden existir entre los diversos actores que intervienen en el proyecto, también hay que tener en cuenta que muchas veces se trata de que el software resuelva problemas organizativos, es decir, si hay un proceso que se quiere informatizar y el proceso en la vida real presenta deficiencias, no se puede esperar a que el desarrollo informático las resuelva (salvo que sean problemas de eficiencia en la comunicación entre personas que se encuentran en diferentes localizaciones geográficas), es más, es posible que incluso se empeore, al introducir una variable más dentro del problema.

Primero se tienen que resolver los problemas en el proceso, que puede dar lugar a una nueva formulación del mismo. Una vez hecho eso, el producto software puede ayudar a mejorar su eficacia.

La Ley de Conway podemos extender no solo a lo que es el desarrollo de software, sino también a la gestión del servicio TIC dentro de una organización, ya que la calidad y percepción que tienen los usuarios de ese servicio es el reflejo de la estructura de la organización que lo ofrece.

Por eso es tan importante que los Departamentos TIC funcionen en base a un conjunto de objetivos comunes, de manera coordinada, con comunicación constante y en búsqueda siempre de una mejora continua de su funcionamiento interno porque de esta forma se mejorará sin duda la calidad de los servicios que se ofrecen a la vez de conseguir un aprovechamiento más óptimo del presupuesto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: