Confucio. La negligencia del campesino

Decía Confucio: “No son las malas hierbas las que ahogan la buena semilla, sino la negligencia del campesino”.

Esta cita me recuerda a la teoría de las ventanas rotas y en el hecho de que la inacción no haga más que empeorar la situación y, por tanto, hacer más difícil la resolución del problema.

Las equivocaciones forman parte de nuestro día a día, quien toma decisiones, y todos nosotros lo hacemos dentro de nuestro ámbito profesional y personal, corre el riesgo de cometer un error. El problema no es en sí tenerlo (que lo puede tener en función de su gravedad), sino en no querer rectificar.

Lo mismo pasa cuando un departamento o una organización se niega a adaptarse al cambio pese a que todos los indicadores te lleven a la conclusión de que seguir de esta manera solo conduce a obtener cada vez peores resultados.

Y también lo tenemos cuando las políticas de personal castigan a la gente productiva poniéndolas en el mismo saco que todas aquellas personas que no lo son.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: