La dificultad de gestionar personas

Decía Demócrito que: “El hombre es un mundo en miniatura”.

Esa cita resume perfectamente la complejidad de la gestión de personas ya que por mucho que te esfuerces por aplicar políticas o métodos de trabajo que sean lo más justos posibles para la mayor número de personas, al final siempre habrá personas descontentas, un muchos casos con razón, porque la aplicación del teorema del punto gordo (todo el mundo igual) creará situaciones de injusticia.

Eso va a pasar y hay que tenerlo presente para recorrer la milla extra que conseguirá realizar los ajustes necesarios para tener a más personas contentas. Una persona contenta, que se siente valorada y que se le trata con justicia siempre rendirá más que una persona que no lo está (por mucho esfuerzo que se haga, al final, se terminará reduciendo la productividad).

Si las políticas generales ya son de por sí injustas, equivocadas y/o ignoran a la gente, se terminará volviendo más pronto que tarde contra de la organización o del gestor porque ya no se trata de un problema de no aplicar determinadas políticas más localistas o específicas para resolver casuísticas concretas sino que se trata de que la base o núcleo de la gestión de personas está contaminada y eso no se puede parchear durante mucho tiempo.

Si esas políticas resultan acertadas, teniendo en cuenta siempre que todo evoluciona y que todo es mejorable (lo que hará necesario ajustes periódicos o de lo contrario se terminarán contaminando), toca recorrer esa milla extra que es tratar casos más particulares que pueden afectar a personas, proyectos o departamentos concretos y que se pueden ver atrapados por una política que no se ajusta a la naturaleza de su trabajo, de su esfuerzo o de sus resultados.

Las excepciones hay que saber gestionarlas y deben estar justificadas pero si no las haces le estás restando a tus procesos una flexibilidad que resulta, a todas luces, necesaria.

Incluso así habrá personas que sentirán que se les trata de manera injusta, unas tendrán razón (el objetivo es que este número de personas tienda a cero, pero eso es prácticamente imposible, complejidad que, además, se incrementa exponencialmente con el tamaño de la organización) y otras simplemente tienen unas expectativas demasiado altas para el trabajo que realizan realmente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: