Las diferentes percepciones sobre la calidad del software

Cada persona tiene su propia percepción de la realidad. La comprensión de lo que se ve está modulada por una infinidad de variables que hace que incluso que una misma persona sobre un mismo hecho pueda tener percepciones distintas, aún existiendo un intervalo de tiempo pequeño entre ellas.

Ante esta situación, ¿qué podemos decir de las diferentes visiones que existen sobre la calidad del software? Pues lo mismo, existe una para cada persona, si bien, en muchos casos las diferencias son simples matices que hacen que entendamos que nuestra visión de la misma es igual que la de otros.

Es decir, a lo más que se podrá llegar es a agrupar a personas que tienen pensamientos similares sobre lo que debe ser, los cuales muy probablemente iran cambiando de grupo en función de su evolución profesional, conocimientos y experiencias.

Parece que es algo común asociar calidad con el software que funciona pero, ¿qué es el software que funciona?, ¿dónde está el umbral para determinar que un software funciona? No es adecuado establecer de antemano cuáles son esos límites porque no serán los mismos en una aplicación crítica que en otra que no lo es.

También parece que es común asociar calidad con software mantenible pero, volvemos a los mismo, ¿qué entendemos por software mantenible?, ¿software que sea fácilmente evolucionable?, ¿software con una deuda técnica acorde a sus características e inversión realizada?, ¿todo eso y más variables?.

En el fragor de la batalla, cuando los proyectos empiezan a tener problemas se prioriza que el “software funcione” sobre el “software mantenible” porque se entiende que lo segundo no sirve de nada si no se consigue lo primero.

Este error es muy común porque en el caso de que “no funcione” mejor que tengamos un software donde se pueda realizar con facilidad evoluciones y correcciones.

No se trata de priorizar la mantenibilidad porque si lo hacemos sin pensar en “que funcione” perderemos intención y se tirará, más adelante, mucho código que ha costado mucho esfuerzo poner en pie.

Para otro no se puede entender la calidad sin el cumplimiento de los plazos, sin la relación coste/beneficio, sin atender a los procesos de calidad y desarrollo de software de la organización, sin la existencia de documentación, etc…

Es difícil convencer a alguien de que cambie su visión sobre la calidad del software porque generalmente esos cambios de opinión vendrán dados por la propia experiencia personal, teniendo en cuenta que para poder cambiar y evolucionar hay que querer.

Es positivo intercambiar apreciones sobre este tema porque incluso en posiciones divergentes es posible encontrar nuevas variables a tener en cuenta o considerar diferentes puntos de vista sobre otras en las que ya creemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: