El por qué

Me parece muy interesante la siguiente cita de Sócrates: “El grado sumo del saber es contemplar el por qué”.

Muchas veces las cosas salen y no hacemos un esfuerzo por entender el por qué, precisamente por el hecho de que salen.

Tal vez si hiciéramos un análisis podríamos detectar a tiempo cuándo debemos realizar ajustes en nuestros métodos de trabajo, prever desviaciones sensibles en el proyecto o simplemente buscar alternativas cuando el cambio de contexto (entre otras variables, tal vez más importantes, que hayan podido afectar) hace que ya las cosas no salgan o, al menos, que no salgan como salían antes.

Aquí encontramos una explicación de por qué se aprende más en el error o en el fracaso (quien quiere aprender, claro está) porque cuando nos equivocamos y nos damos (queremos darnos) cuenta (algo muy importante), tratamos de detectar cuáles han sido las principales causas que nos han llevado a esta situación. Se puede acertar o no, es muy probable que en muchas ocasiones tropecemos de nuevo con la misma piedra, pero es a través de ese análisis y nuestros actos posteriores como realmente podemos seguir evolucionando.

El éxito embriaga, de tal forma que nos centramos en él más que en el por qué. Puede ser que estemos muy confiados de nuestras habilidades pero nadie es infalible en todos los contextos, en todas las situaciones, en todo momento, por eso es fundamental que entre tanta palmadita en la espalda dediquemos un tiempo a tratar de analizar qué hemos hecho bien, qué hemos hecho mal y por qué.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: