La dificultad de ponerse de acuerdo

Decía Protágoras que: “Sobre cualquier cuestión hay dos argumentos opuestos entre sí”.

Y entre esos dos extremos, opciones prácticamente todas las que queramos.

Teniendo en cuenta, además que la percepción de la realidad siempre está modulada por cada persona basada en su experiencia, conocimientos, estado de ánimo y otras múltiples variables, lo más normal es que sea complicado llegar a consensos o acuerdos.

Todavía más si se sufren presiones externas que te obligan a ser menos flexible o a defender justamente lo contrario de lo que piensas.

Precisamente muchas voluntades de acuerdo son disipadas por personas que están totalmente ajenas a lo que se cuece en las trincheras y que, por tanto, tienen la capacidad de tomar las decisiones de manera más fría.

A veces, tengan o no tengan razón, defenderán intereses de la organización a la que pertenecen, pero en otros casos, la intervención en el proceso sin una información y una visión más próxima de lo que está pasando, creará más problemas que beneficios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: