Kaizen II

Kaizen es aplicable a diferentes escalas que van desde la organización en su conjunto, departamentos, grupos de trabajo, proyecto, hasta llegar al nivel de las propias personas.

No debemos olvidar pese a que el contexto en que lo estamos tratando es a nivel de organización o de negocio, Kaizen trasciende esas fronteras y su filosofía puede ser válida para cualquier ámbito de la vida.

Cuando se aplica a un dominio de personas se considera que todas son importantes porque al fin y al cabo todas intervienen en su proporción correspondiente y atendiendo a su rol a que la mejora sea efectiva, se considera admisible si fuera necesario la participación de otras personas ajenas al dominio si se considera necesario.

Kaizen no trata las mejoras como una necesidad que surge en un momento dado en el tiempo: “algo está fallando o entiendo que es posible mejorar en tal o cual aspecto”, sino que debe tratarse como un proceso diario, más allá de estrategias de mejoras puntuales, lo que hace necesario que formen parte de la cultura de la organización.

Kaizen es eminentemente proactivo, no se esperan señales de fuera (más allá de las necesarias para verificar el efecto de un determinado cambio) para poder actuar, si bien no puede ser ajeno a acontecimientos externos que requieran una reacción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: