Diferenciando agilidad y metodologías

No vale con asistir a seminarios, cursos, certificarte, leerte varios libros y/o haber participado en algún proyecto donde se haya aplicado un enfoque ágil.

Todo lo anterior te contextualiza, te ofrece información, conocimientos, incluso experiencia, pero la agilidad se construye (o destruye) con el tiempo.

El tiempo te permitirá participar en proyectos distintos con problemas, personas y condiciones de partida diferentes a los que te habrás tenido que enfrentar aplicando diversas soluciones, en algunos casos, incluso contrapuestas.

Ahí es donde te darás cuenta, entre otras muchas cosas, que la agilidad pasa por flexibilizar el uso de determinadas técnicas o metodologías (si tratas de aplicar, por ejemplo, Scrum en el 100% de los casos y situaciones probablemente te estarás equivocando), que algunas veces es necesario afrontar, temporalmente o para tareas concretas, enfoques en los que se mezclen tanto el mundo clásico como el ágil.

Precisamente, y hablo ya en primera persona, el tiempo me ha permitido entender y diferencias la agilidad de las metodologías, algo que resulta fundamental para ser verdaderamente ágil. Si te encierras en la metodología estás acotando tu margen de maniobra, tu agilidad para responder al cambio, para dar respuestas, para poder cambiar o mejorar la relación con las personas de tu equipo o de otros, etc…

La agilidad es la base, las metodologías, técnicas, prácticas o estrategias son solo instrumentos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: