archivo

Archivos diarios: octubre 2, 2013

Decía Jean-Paul Sartre que: “Como todos los soñadores, confundí el desencanto con la verdad”.

Cuando empezamos en este mundillo del desarrollo de software nos encontramos por regla general con un gran salto entre lo que esperábamos y lo que nos encontramos. Los bajos salarios, las extensas jornadas laborales y la presión suele ser siempre peor que lo esperado pero generalmente, lo que peor se lleva, es la falta de libertad a la hora de afrontar tu trabajo y lo condicionado que te encuentras en muchas ocasiones para no entregar tu trabajo con un nivel de calidad que consideras deficiente.

De pronto te encuentras en un ecosistema para el que no estabas preparado y en el que el tiempo, a veces, no termina siendo el factor decisivo para la adaptación.

Precisamente ese desencanto es el que lleva a muchos a ir cambiando de empresa en busca de El Dorado, hasta que encuentran un espacio de trabajo en el que se sienten algo más cómodos o realizados o hasta que el conformismo te convierte en sedentario.

También ha llevado a muchos a crear sus propias empresas, de hecho es lo que está proliferando cada vez más, siendo la crisis económica también un factor clave porque además de los desencantados existen muchas personas con talento que han tenido que buscarse por sí mismas las habichuelas.